Buscando artículos etiquetados con " Pasear y ver"

20 actividades para hacer en Berlín (2/2)

Berlín, junio de 2015
INFO@itineri.de

La semana pasada presentábamos la primera parte de una serie de propuestas de actividades para hacer en Berlín. Fue una revista de ocio la que publicó, hace un tiempo, una lista que incluye algunas opciones muy interesantes, pero otras… que no lo son tanto. itineri.de les quiere poner las cosas fáciles, y por eso evaluamos y comentamos cada una de las 20 propuestas. ¡Seguimos, pues!

11. Ir de compras – Diversas zonas de la capital son recomendables para compradores: en Mitte, la Torstraße y la zona entre Hackescher Markt y la estación de U-Bahn Weinmeisterstraße. A quien interese el vintage, distrito de Prenzlauer Berg. Y aún una propuesta ciertamente original: ¡comprar ropa a peso! Es posible en Garage (U-Bahn Nollendorfplatz) y en Colours (U-Bahn Gneisenaustraße), entre otros. Es una opción que seguro que a muchos deja fríos… pero a otros no ;)

12. Bailar hasta que despunte el día – Locales históricos van cayendo, uno tras otro, pero Berlín continúa ofreciendo a los noctámbulos centenares de espacios desde donde saludar al nuevo día. Para evitar hacer una lista interminable, ofrecemos un par de links a páginas con nombres, muchos nombres de clubs: esta y esta! La noche en Berlín empieza temprano, pero para aquellos que nunca tienen suficiente, termina tan tarde (¡o más!) como en España.

13. ¡Arte, arte, arte! – El Kulturforum es un complejo museístico al sur del Tiergarten, con galerías de arte de primer orden. El espacio más grande es la Gemäldegalerie, que muestra obras maestras de la pintura renacentista italiana, española e inglesa. Al lado está la Neue Nationalgalerie, diseñada por Mies van der Rohe en los sesenta, con pinturas del siglo XX, especialmente del Expresionismo alemán. Una buena oportunidad para ver arte es aprovechar las dos ediciones anuales de la Larga Noche de los Museos, la próxima edición de la cual, por cierto, tiene lugar el próximo sábado, día 28. Los fantásticos museos de Berlín, sin duda, ¡son visita obligada!

14. Escuchar la Filarmónica de Berlín – La Berliner Philharmoniker es también un must. Los entusiastas de la música clásica harán bien de visitar la capital alemana cuand la afamada orquesta tenga programadas actuaciones en la ciudad. La sala de conciertos, diseñada por Hans Scharoun, es un icono arquitectónico con una acústica recononcida por todos. ¿Es de clásica? ¡Entonces no se deje perder la Filarmónica!

15. Relax junto al Spree – Con la llegada del buen tiempo, los berlineses (de nacimiento y de adopción) salen a parques, jardines y terrazas por toda la ciudad, en busca de sol y temperaturas agradables. Aún estando lejos de la zona costera, hay diversas “playas” a orillas del Spree, también en pleno centro de la ciudad: delante del Bode Museum o entre la Hauptbahnhof (estación principal de tren) y la cancillería, por ejemplo. Si está en Berlín en primavera o verano, ¡no deje de visitar una de sus “playas”!

16. Correr por el estadio olímpico – El Olympiastadion (estadio olímpico) ejemplifica las tendencias arquitectónicas del fascismo. Fue el centro de atención mundial durante los Juegos Olímpicos de 1936, celebrados en Berlín bajo el mando de un Adolf Hitler que pretendía mostrar al mundo la superioridad (también deportiva) de la raza aria. No sospechaba, por supuesto, que sería un atleta negro, Jesse Owens, quien le pasaría la mano por la cara. El diseño original del estadio sobrevivió a las bombas de la II Guerra Mundial así como a las amenazas de demolerlo, antes de acoger el Mundial de futbol de 2006. Sin ser de visita obligada, recomendamos verlo (U2, Olympia Stadion) si se tiene suficiente tiempo.

17. ¿Y la comida? – En Berlín se puede degustar cualquier cosa, pero hay una que debe probarse sin excusas: el Currywurst, el delicatessen berlinés por excelencia. Salchicha de cerdo, cortada a trozos, tocada con una mezcla de ketchup y curry, y servida acompañada de pan o de patatas fritas. Tal vez no parezca especialmente fascinante, vista así, pero no probarla es no conocer del todo la capital alemana! ¡Curry36 es, probablemente, el lugar mítico donde petir una Currywurst en Berlín!

18. Al zoo – Ya sea con la familia o para deslumbrar a una cita con la música de exóticos pájaros, vale la pena visitar el Zoo y el Aquarium, en el Tiergarten. Es la instalación de este tipo más antigua de Alemania, donde abrió puertas en 1841. Lo habitan cerca de 14.000 criaturas, algunas de las cuales especies raras o en peligro de extinción. Si le interesa o hace gracia el mundo animal, el Zoo de Berlín (este, porque hay otro) merece una visita.

19. Disfrutar de una película al aire libre – Esta actividad, sin duda, es de corta temporada: sólo pensada para la época estival, y aún, a menudo, bajo una manta. Los Freiluftkino (cine al aire libre) se pueden disfrutar en Friedrichshain o en Kreuzberg, entre otros, aunque habrá que esperar hasta mayo. Fantástica experiencia para las noches de la capital…

20. Pasear por los jardines de Charlottenburg – En el extremo occidental de la ciudad, el encantador palacio y jardines del Schloss Charlottenburg (foto inferior) tienen el aspecto de un pequeño Versalles. Construído como residencia de verano de Sophie-Charlotte y Federico I, rey de Prusia, el palacio sufrió los bombardeos de la II Guerra Mundial, y fue posteriormente restaurado. Cada año, desde finales de noviembre, los jardines acojen uno de los numerosos mercados navideños de la capital alemana. Bonito. Y aún más en diciembre, con las luces de Navidad de su famoso mercado.

Estos son, pues, 20 recomendables para Berlín. No es necesario decir que la ciudad ofrece tanto, para hacer y ver, que una visita de pocos días no es para nada suficiente. Después de un primer contacto con la capital alemana, es cuestión de hacer un hueco en la agenda y volver a ella, más adelante: la oferta, créanos, ¡no se la terminará por más que repita!

Seguidnos en www.facebook.com/itineri.de y también en Twitter (@itineri_de), ¡y compartid el artículo mediante los enlaces correspondientes!

20 actividades para hacer en Berlín (1/2)

Berlín, mayo de 2015
INFO@itineri.de

Una conocida revista de ocio internacional publicó, hace unos meses, un artículo dedicado a “20 cosas fantásticas que hacer en Berlín”. Las hay para todos los gustos y, aunque con algunas de ellas estamos más de acuerdo que con otras, todas con interesantes (o alguna, en su defecto, divertida ;) Las presentamos en dos partes: hoy 10, la próxima semana 10 más. Junto a cada una encontrará la valoración que de ella hacemos desde itineri.de:

1. Pasear por Grunewald – El área forestal más grande al oeste de Berlín, ofrece la posibilidad no sólo de caminar por bosques infinitos, fácilmente accesibles en transporte público, sino también de navegar por alguno de sus lagos. El más conocido, sin duda: el Wannsee. La S-Bahn deja junto muy cerca del embarcadero, donde es posible subir en algún ferry que da una vuelta al lago. Para amantes de la naturaleza que no tengan suficiente con el frondoso Tiergarten.

2. No perderse la Isla de los Museos – Ahí están cinco de los grandes de Berlín, dos de ellos (el Pérgamo y el Neues Museum), absolutamente imperdibles. Existe la opción de comprar la tarjeta Berlin WelcomeCard Museumsinsel, que además de facilitar el acceso a todo el transporte público de la capital durante 3 días y de ofrecer descuentos en unos 200 lugares interesantes de la ciudad, ¡supone el franqueo gratis a los cinco museos de la Isla de los MuseosMás que una recomendación, ¡un must!

3. Recorrer el Mauer Park – No sólo por el mercadillo de los domingos, donde se pueden comprar artículos de segunda mano (desde bicicletas hasta ropa, comida o… un ¡piano!), sino por el karaoke que se organiza, con la llegada del buen tiempo, y que congrega a decenas de valientes aspirantes a cantante. Para gente joven y/o con cierto espiritu “alternativo”.

4. Disfrutar de una vista aérea – Tres opciones: la cúpula del Reichstag, que por sí misma merece una visita (¡se requiere inscripción previa por internet!), el Panoramapunkt en Potsdamer Platz y el Fernsehturm, la torre de la televisión situada en Alexanderplatz. Hay que tener en cuenta que la tarjeta WelcomeCard ofrece descuentos para estos dos últimos miradores (el ascenso al Reichstag es gratis). El Reichstag es otro must, no sólo por las vistas sobre la ciudad sino para entender el concepto de democracia de la Alemania actual.

5. Descubrir la República Democrática Alemana (RDA) – De manera muy sencilla y en un espacio interactivo, donde es posible hacer cosas como “abrir” y “tocar”: el DDR Museum, situado detrás de la catedral (lo explicábamos el mes pasado, en este artículo). Interesante, y especialmente recomendable si se viaja con niños.

6. Explorar la historia judía de Berlín – El Museo Judío (Jüdisches Museum) presenta la historia de la población judía de la capital, a través de una exposición que requiere, eso sí, mínimo cuatro horas de visita. Por su parte, en la calle Oranienburger Straße se encuentra la Nueva Sinagoga; y muy cerca de la Puerta de Brandenburgo, el Memorial del Holocausto. El museo y la Nueva Sinagoga los recomendamos a los muy interesados en esta parte de la historia de Berlín. El Memorial, ¡imperdible!

7. Recorrer el Muro – A lo largo de unos cuantos meses de 1990 se demolió la mayor parte del Muro de Berlín, pero un tramo sobrevivió a la picota: es el East Side Gallery, de poco más de un kilómetro de largo. Se puede acceder desde la línea U1 del metro (estación: Warschauer Straße) o desde diversas líneas de la S-Bahn (est.: Ostbahnhof). ¡Hay que verlo, sin duda!

8. ¡Sonríe a la cámara! – Una opción poco costosa y, dice la revista, obligatoria (en las máquinas automáticas de fotografiar). Se encuentran por toda la ciudad, especialmente en estaciones de U-Bahn y S-Bahn. Francamente, no hace falta ;)

9. Visitar el museo de la Bauhaus – El Archivo Bauhaus – Museo del Diseño permite sumergirse en el desarrollo de la escuela de arquitectura, deseño y arte más importante del siglo XX, creada en la Alemania de Weimar en los años 20. ¡Para interesados en el diseño, de visita obligada!

10. En bici – Es una excelente opción, cuando el tiempo lo permite. Se puede llegar a la inmensa mayoría de atractivos imperdibles de la capital fácilmente sobre dos ruedas: el Reichstag, la Puerta de Brandenburgo y, vía Unter den Linden, la Isla de los Museos; Alexanderplatz, el barrio judío en Hackescher Markt, etc… Hay puntos de alquiler de bicicletas por toda la ciudad. ¡Una experiencia muy interesante! Eso sí, aunque los berlineses están acostumbrados a convivir con ciclistas, ¡siempre mucho cuidado!

Así pues, estas son las 10 primeras de Time Out, con nuestra valoración de cada una de ellas; ¡pronto las 10 últimas!

Seguidnos en www.facebook.com/itineri.de y también en Twitter (@itineri_de), ¡y compartid el artículo mediante los enlaces correspondientes!

Marienplatz o el corazón de la ciudad

Berlín, abril de 2015
INFO@itineri.de

Toda urbe suele tener un centro bien definido. La excepción serían las conurbaciones urbanas que, por su extensión, y en el caso particular de Berlín también por su història, cuentan con diversos centros. Múnich, la capital bávara de rojizos techos, pertenece al grupo de ciudades cuyo corazón late sin competencia: Marienplatz, la plaza de María, se lleva los honores.

No en vano, en este punto se cruzan dos importantes e históricos ejes de la ciudad, este-oeste y sur-norte, que muchos años atrás concluían en la Altstadt, el “corazón” de Múnich. Los viajeros, en buena parte mercaderes que se acercaban a vender sus productos en el mercado, accedían a él a través de diversas puertas, tres de las cuales permanecen aún de pie: Karlstor al oeste, Sendlinger Tor al sur e Isartor al este. De otras, como Schwabinger Tor y Angertor, queda solamente el recuerdo en los libros de historia.

Dentro del perímetro delimitado por estos accesos, tres plazas ordenan un gran espacio reservado en buena parte a los peatones: Karlsplatz, Odeonsplatz y Marienplatz. Destaca en esta última el Neues Rathaus, el “Nuevo Ayuntamiento”, con el característico Glockenspiel que, a horas convenidas, congrega a decenas de curiosos a sus pies, deseosos de ver sus figuras danzantes moverse al sonido de las campanas (vídeo: http://youtu.be/T1x3GrJFoyA). Junto a él, el Altes Rathaus (Ayuntamiento Viejo), un edificio de raíces bien antiguas, actualmente Museo del Juguete. Y la imponente Mariensäule, claro, la Columna de María que, desde las alturas, observa impertérrita a locales y visitantes.

Mirando hacia el ayuntamiento, a mano izquierda por la calle Kaufingerstraße, más adelante llamada Neuhauser Straße, se accede a una de las puertas, Karlstor, la de Carlos. Al otro lado del arco reina, más bien caótica, la plaza que los muniqueses conocen con el nombre de Stachus. De vuelta a Marienplatz, pero esta vez hacia la mano derecha, bajando por Tal, llegamos a otra puerta: Isartor (foto). El nombre se lo da el río que atraviesa la ciudad y los espacios interiores de la puerta acogen actualmente el Valentin-Karlstadt-Museäm, dedicado a esta pareja de cómicos bávaros.

Y aún una puerta más, Sendlinger Tor, la que encontramos bajando desde Marienplatz por Sendlinger Straße. Resultó poco afectada por las bombas de la Segunda Guerra Mundial, aunque la puerta actual poco tiene que ver con la original, que fue construída probablemente en el siglo XIV. Mucho hay para ver en Múnich, pero sin duda Marienplatz y las calles que de la plaza irradian hacia los extremos, nos permitirán visitar imperdibles como la iglesia de San Miguel, la Frauenkirche o la espectacular Asamkirche (foto), uno de los ejemplos más destacados del barroco tardío del sur de Alemania.

¿Ganas de más Múnich? itineri.de os ofrece un fantástico tour a pie por el corazón de la ciudad, privado para el visitante y sus acompañantes. Mientras llega el día de la visita, no os perdáis una selección de imágenes de la ciudad – os invitamos a pasear por nuestro álbum de fotos a través de este enlace: http://www.flickr.com/photos/11873897@N08/sets/72157632046938785/

Seguidnos en www.facebook.com/itineri.de y también en Twitter (@itineri_de), ¡y compartid el artículo mediante los enlaces correspondientes!

La venganza del Papa

Berlín, marzo de 2015
INFO@itineri.de

Había una vez un gobierno socialista (que de hecho era comunista) en un país democrático (que en realidad era una dictadura): la RDA. A mediados de los años 60, aquel gobierno impulsó la construcción de una torre de telecomunicaciones, un proyecto ambicioso que serviría para dar un impulso a este ámbito, pero también para demostrar al mundo de qué era capaz aquel gobierno y aquel país. Tras largas disquisiciones sobre el lugar más adecuado para su emplazamiento y de un par de intentos fallidos de iniciar su construcción, la torre fue levantada en el corazón del Berlín Oriental, junto a la histórica estación ferroviaria de Alexanderplatz. Un vez terminada, se convirtió en la construcción más alta de Alemania, motivo de orgullo de sus impulsores: sus 368 metros de altura la hacían visible desde cualquier punto de la capital.

Pero cuál no sería su sorpresa al constatar, con los primeros rayos de sol, que el reflejo de su luz sobre la redonda y metálica cúpula formaban… ¡una cruz! En aquella ciudad de aquel país, al otro lado del telón de acero, el reflejo del sol dibujaba precisamente una cruz, clarísima, que además se distinguía desde kilómetros de distancia!

Los berlineses no tardaron en contrarle nombre al fenómeno: “la venganza del Papa”. Una venganza de altura.

Seguidnos en www.facebook.com/itineri.de y también en Twitter (@itineri_de), ¡y compartid el artículo mediante los enlaces correspondientes!

¡De paseo por el viejo y el nuevo Berlín!

Berlín, enero de 2015
INFO@itineri.de

Los casi 900 km² de Berlín están atravesados por cerca de 9.500 calles y plazas. No os preocupéis, no necesitáis perder tiempo y energía intentando adivinar cuáles son las imprescindibles: itineri.de las escoge por tí, ¡y te acompaña con mucho gusto! Hablamos de Unter den Linden y de Gendarmenmarkt, por ejemplo; también de Alexanderplatz: a pesar de su falta de atractivo, desde un punto de vista arquitectónico, tiene un peso muy, muy grande en la historia de esta ciudad.

En honor al zar Alejandro I de Rusia se bautizó la plaza, a principios del siglo XIX, con su nombe actual. Como nota al margen, los amantes de la literatura sabréis que una de las novelas alemanas más destacadas del siglo XX lleva por título “Berlin Alexanderplatz” (reseña en castellano). Y es justamente aquí al lado donde empieza la ruta de itineri.de. No es por casualidad: los orígenes de la capital alemana se sitúan en esta parte de la urbe, donde podréis ver, entre otros, el Rotes Rathaus -el ayuntamiento- y también la famosa Fernsehturm.

Con el tour de itineri.de ya habéis tenido ocasión de conocer, también, Unter den Linden, Bajo los tilos, la avenida desde donde se explica buena parte de la historia de Berlín. Históricamente, la vía era el acceso por el cual los regentes Hohenzollern llegaban al Tiergarten. Fue a mediados del siglo XVII cuando se plantaron los tilos que le dan nombre. Actualmente es el paso imprescindible para, desde Alexanderplatz, llegar hasta la Puerta de Brandenburgo . De camino, antiguo (la Ópera del Estado, la Universidad Humboldt) y moderno (el museo Madame Tussauds) se dan aquí la mano. ¡Hay para todos los gustos!

Muchas otras calles, por supuesto, merecen un paseo. Es el caso de Tauentzienstraße, en la parte occidental de la ciudad, con sus comercios. También está aquí KaDeWe, el histórico centro comercial que merece una visita, con nosotros sabréis por qué. Y la avenida Ku’damm, los orígenes de la cual se remontan al siglo XVI, aunque sería a partir de 1889 cuando se convertiría en una verdadera vía urbana. Y tantas y tantas otras…

Os dejamos con un vídeo corto, de apenas tres minutos de duración: al son de la fantástica “Dream a little dream of me”… ¿nos acompañáis a dar una vuelta por Berlín? :)

Seguidnos en www.facebook.com/itineri.de y también en Twitter (@itineri_de), ¡y compartid el artículo mediante los enlaces correspondientes!

Páginas:1234»
Logotipo de Pago estándar
Call me! - Ferran Porta: Unknown
www.flickr.com
Elementos de itineri.de Ir a la galería de itineri.de