Buscando artículos etiquetados con " El alemán"

Rindfleischetikettierungsüberwachungsaufgaben…

Berlín, 25 de mayo de 2014
INFO@itineri.de

Aprender la lengua alemana no es tarea fácil, para los castellanohablantes. A letras ajenas a nuestro alfabeto, como la “ß” (beta, equivalente a “ss”), se añaden palabras imposibles (“Bundesverteidigunsministerium“, Ministerio federal de defensa), declinaciones, tres géneros gramaticales (masculino, femenino y neutro) y otras perlas que hacen del aprendizaje del idioma todo un reto. Además, el origen germánico de sus vocablos los convierte en mayoritariamente extraños a oídos castellanizados. De ahí que, a diferencia del francés “économie”, y del italiano y el catalán “economia”, perfectamente comprensibles para un castellanohablante, el alemán “Wirtschaft” precisa de cierta formación previa para ser entendido.

Una de las características del alemán que más llama la atención, cuando no se conoce la lengua, es la longitud de sus palabras. Es responsable de ello el llamado “Kompositum”, que permite unir sustantivos para formar nuevas palabras. Así, con “Bus”, de fácil traducción, y “Haltestelle”, parada, se forma el término “Bushaltestelle”, parada de autobús. Es posible alargarla más, añadiendo otros sustantivos que le den sentido. Por ejemplo, con “Bushaltestelle” y “Schild” (señal) se forma “Bushaltestellenschild”.

Una de las palabras más largas en alemán designa un proyecto de ley. Los diputados del Parlamento del land Mecklenburg-Vorpommern, al noreste del país, debatían en 1999 la “Ley sobre la transferencia de las obligaciones de vigilancia del etiquetaje de la carne de vacuno y de identificación de los bovinos”. Por imposible que parezca, esta frase se puede escribir en dos palabras, una de ellas especialmente larga, y así lo hicieron sus señorías:

Rinderkennzeichnungs – und Rind­fleisch­etikettierungs­über­wachungs­aufgaben­übertragungs­gesetz

El nombre oficial de la ley, pues, consta de dos partes: la primera se refiere a la “identificación de los bovinos”, la segunda es el resto del nombre del proyecto de ley que incluye, en una sola palabra, 63 letras. Este término acabaría por convertirse, por cierto, en el más largo que figura en un documento de un órgano oficial. Aunque es poco probable que escucharla facilite su comprensión, quien esté interesado la puede oir aquí.

Se diría que no puede ser, pero lo cierto es que hay casos aún más exagerados. Por lo menos uno: Donau­dampfschifffahrts­elektrizitäten­hauptbetriebswerk­bauunterbeamten­gesellschaft. Consta de 80 letras e incluye una curiosidad: tres “f” seguidas (subrayadas), que no son producto de ningún error, sino consecuencia de la aplicación de las normas de ortografía alemana, simplificadas por cierto en 1996 (“Rechtschreibung“). En cualquier caso, no está de más dejar constancia de que la palabra más larga que se conoce no proviene de Alemania sino de Grecia. En su comedia “Las asambleístas” (392 a.C.), Aristófanes creó un delicioso manjar de nombre, este sí, imposible: Lopado­temakho­selakho­galeo­kranio­leipsano­drim­hypo­trimmato­silphio­karabo­melito­katakekhy­meno­kikhl­epi­kossypho­phatto­perister­alektryon­opto­kephallio­kigklo­peleio­lagōio­siraio­baphē­tragano­pterýgōn. En caso de estar hambriento, ¡mucho mejor pedir otra cosa!

De todos modos, no hay que asustarse de entrada. Quien tenga interés en aprender alemán, debe comenzar por el principio: el alfabeto, por ejemplo con este vídeo. Y quien ya tenga conocimientos, puede practicar con este otro, producto de un servicio que ofrece la televisión pública Deutsche Welle: noticias, leídas más despacio de lo habitual y con el texto correspondiente, para facilitar su comprensión…

Puedes seguirnos en www.facebook.com/itineri.de y también en Twitter (@itineri_de), ¡y compartir el artículo mediante los enlaces correspondientes!

Ritmos, Rhythmus

Berlín, 2 de julio de 2012
INFO@itineri.de

“Info: Alemania al día” empieza julio con diversos ritmos diversos, pero todos ellos con un denominador común: provienen de Alemania, de cantautores, compositores, músicos hechos en este país que desde itineri.de acercamos semana a semana, tour tras tour. En este artículo presentamos seis temas que habéis podido escuchar ya en los últimos meses, si nos seguís en www.facebook.com/itineri.de. Sería este artículo, pues, una especie de “Top-6” de itineri.de.

Los bávaros tienen fama de muchas cosas. No seremos nosotros quienes contribuyamos a difundir clichés, así que no explicaremos estereotipos de ninguna clase; nos limitaremos a colgar un tema de los Sportfreunde Stiller, grupo nacido en las afueras de Múnich, que suena así de bien:

Otra es la línea de los Ich & Ich, hijo (musical) de Annette Humpe y Adel Hawil, nacido en el año 2003. Tema que publican, tema que alcanza las primeras posiciones en los charts alemanes y que las radios difunden con insistencia, como este “Was wär’ ich ohne dich” (“Qué sería yo sin tí”):

Gerhard Schöne es un cantautor nacido en la RDA. Desde 1981, cuando apareció su primer LP, disfruta de un lugar de honor entre los compositores alemanes; en itineri.de nos parece del todo comprensible que así sea…

Rockero, escritor, pintor… Udo Lindenberg es otro de los nombres propios en el panorama de la cultura hecha desde Alemania. En el caso del tema “Cello“, lo interpreta en esta ocasión con otro de los grandes -si bien de una generación posterior a la de Lindenberg- Clueso:

Raabe, Max, es uno más de los músicos que pisa fuerte. En 1986 fundó la Palast Orchester, con la que se dedicó a interpretar música alemana de los años 20 y 30 del siglo XX. Un ejemplo excelente de su inconfundible estilo es “Küssen kann man nicht alleine” (“Uno no puede besar solo”):

Una última muestra de música hecha en alemán es este “Sommerzeit” con que, a golpe de cadera, saludamos el verano que ya tenemos encima (para que haya para todos los gustos 😉

De música en alemán hay mucha más, por supuesto. Esta es solamente una pequeña muestra para descubrirla, pero sin duda desde itineri.de traeremos más en próximas semanas!

Logotipo de Pago estándar
Call me! - Ferran Porta: Unknown
www.flickr.com
Elementos de itineri.de Ir a la galería de itineri.de