Buscando artículos etiquetados con " Política"

Los límites de la solidaridad

Berlín, 31 de diciembre de 2012
INFO@itineri.de

Uno de los párrafos fundamentales de la Constitución alemana explicita que las 16 regiones del país deben ofrecer unas condiciones de vida similares a todos los ciudadanos de la República, independientemente de la región en la que vivan. El llamado Finanzausgleich es el instrumento que determina a partir de qué nivel de riqueza una región debe transferir fondos a los territorios con rentas por debajo de la media federal; a través de esta herramienta, no exenta de polémica, se pretende que los 82 millones de alemanes dispongan de servicios análogos, más allá del lugar de Alemania donde residan.

En los últimos años han sido cuatro las regiones aportadoras y 12 las receptoras, pero no siempre ha sido así ni siempre han sido los mismos: Baviera, por ejemplo, fue receptora hasta 1986, pasando a ser aportadora, de forma ininterrumpida, a partir de 1993. Aún así, desde la reunificación alemana de 1990 ha sido Hessen el land más “desprendido”, habiendo aportado unos 38.500 millones de euros. Baviera (capital: Múnich), con unos 37.000 millones, y Baden-Württemberg (Stuttgart) con unos 34.000, ocupan la segunda y tercera posición. Nordrhein-Westfalen (donde se encuentra Colonia), con unos 11.000 M€, y la ciudad-estado de Hamburg, con 5.000 millones, cierran la clasificación de los aportadores históricos.

En la balanza de las regiones receptoras, Berlín es la gran beneficiada: unos 45.000 millones de euros ha recibido la capital federal en este período de poco más de veinte años, suma que ha servido para devolver la ciudad al mapa de las grandes capitales mundiales. Le siguen Sajonia (capital: Dresden, con 17.000 millones) y Sachsen-Anhalt (Magdeburgo, 10.000 millones). El gráfico adjunto muestra la correlación de cifras: en azul, los länder receptores, situados de más a menos, y en rojo, los pagadores de menos a más:

Así las cosas, dos länder han decidido llevar al Tribunal Constitucional alemán el Finanzausgleich: los gobiernos regionales de Hessen y Baviera se reunirán previsiblemente el 5 de febrero en Wiesbaden, capital de Hessen, para impulsar la demanda conjunta. En el año 2011, las cuatro regiones que debieron aportar fondos lo hicieron por un importe total de 7.300 millones de euros (fueron las cuatro regiones que en los últimos 22 años han tenido déficit, tal como muestra el cuadro, con la excepción de Nordrhein-Westfalen).

En el siguiente enlace, un vídeo explica resumidamente el funcionamiento del Finanzausgleich, así como el estado de la cuestión con fecha julio de 2012: http://www.tagesschau.de/inland/laenderfinanzausgleich142.html

Puedes seguirnos en www.facebook.com/itineri.de y también en Twitter (@itineri_de). Y si el artículo te ha gustado… ¡puedes compartirlo con los enlaces de debajo!

¡Turista, sí, pero informado!

Berlín, 23 de julio de 2012
INFO@itineri.de

Al turista habitual le basta con saber cuáles son los lugares de obligada visita, pero hay también quien quiere ir más allá, saber qué se cuece en el país donde tiene puesta su mirada (y pronto la maleta), de qué hablan los locales. Sabemos de sobra qué es noticia en España, en estos tiempos, pero… ¿y en Alemania? Los medios del país que gobierna la CDU de Angela Merkel, en coalición con los también conservadores de la CSU bávara y los liberales del FDP, tienen estos días el foco puesto básicamente en tres temas: la evasión de capitales, la  circuncisión y la redistribución financiera entre regiones. Y la crisis en España, claro.

El gobierno regional de Renania del Norte-Westfàlia (NRW, acortado en alemán) lo ha hecho de nuevo: por 3,5 millones de euros, su Ministerio de Finanzas ha comprado un CD con información sobre un millar de ciudadanos alemanes con dinero en un banco de Suiza. No es la primera vez que NRW adquiere material de este tipo, con la finalidad de descubrir evasores de grandes capitales: en marzo de 2010, un CD de 2,5 millones de euros permitió investigar a 1.100 clientes alemanes de Credit Suisse. En otoño de 2011, el objetivo fueron unos 3.000 ciudadanos que disponían de cuentas en un banco de Luxemburgo.

Evasores aparte, otro gran tema informativo de estos días es una práctica religiosa que comparten judíos y musulmanes: la circuncisión. Un tribunal de Colonia dictaminó recientemente que esta práctica, de obligado cumplimiento para la comunidad judía, es un ataque a la integridad los menores a quienes se les practica. La sentencia abre la puerta a una posible prohibición de esta práctica, lo que llevó al presidente de la Conferencia Europea de Rabinos, Pinchas Goldschmidt, a hablar del “ataque más grande a los judíos de Alemania desde el Holocausto”. Ahora, la patata caliente está en manos de los políticos, ya que el jueves 19 el Parlamento alemán apoyó una resolución mediante la cual se insta al gobierno a elaborar un proyecto de ley que aclare la situación. A ellos, a los políticos, les tocará decidir por ley si esta práctica se puede seguir reaizando en Alemania, o no.

La llave de la caja

Las disputas por el dinero que las regiones aportan a la caja común (estatal) no son exclusivas de España. En Alemania, Baviera, Baden-Württemberg, Hessen y Hamburgo son las cuatro regiones que ponen dinero. Los bávaros encabezan la lista, con 3.700 millones de euros anuales (1.800 millones tanto BW como Hessen, y 60 millones Hamburgo). Al otro lado, Berlín es la región que más dinero recibe: unos 3.000 millones. Ahora, los bávaros han decidido llevar al Constitucional alemán una regulación que consideran que les perjudica. Han optado por esta vía tras abandonar las conversaciones que se estaban realizando entre las regiones donantes y las receptoras, para renegociar los términos de los acuerdos que las vinculan. En 1999, Baviera ya fue al Constitucional, por el mismo motivo, y consiguió que el máximo tribunal alemán modificase las reglas de juego, al considerar que efectivamente Baviera salía perdiendo. Este vídeo explica qué regiones aportan y cuáles reciben, y da además algún dato sobre la historia de la redistribución financiera entre regiones (en alemán): http://tagesschau.de/inland/laenderfinanzausgleich142.html

Naturalmente, España y sus bancos son también portada en los medios alemanes, día tras día. El jueves 19, el Bundestag aprobó por mayoría conceder una ayuda a los bancos españoles, por una cuantía máxima de 29.000 millones de euros (el total aportado por la UE es de un máximo de 100.000 millones). Con todo, es poco probable que la situación en España deje de ocupar portadas, a partir de ahora. Muy poco probable, de hecho…

El caso Wulff: ¿una pensión merecida?

Berlín, 5 de marzo de 2012
INFO@itineri.de

El 17 de febrero dimitió Christian Wulff, hasta ese día presidente de Alemania1. Como jefe del gobierno de la Baja Sajonia, cargo que había ocupado con anterioridad, recibió algunos tratos de favor que le acabarían estallando en las manos: por parte de un banco, que le concedió un préstamo a un interés má bajo del habitual, y de algunos magnates, que le invitaron de vacaciones. A la presión política, y posteriormente judicial, se sumó una muy inoportuna llamada de Wulff a un responsable del periódico Bild -el de mayor tirada en Europa-, conminándolo a no publicar un artículo sobre los hechos. Esta debe ser la llamada que más debe haber lamentado el expresidente, sin duda la chispa que le llevaría, finalmente, a una dimisión cantada.

De todos modos, su salida del palacio berlinés de Bellevue no ha supuesto el fin de la polémica alrededor de su figura. Como expresidente, Wulff, de 52 años, tiene derecho a percibir una pensión de casi 200.000 euros anuales, durante el resto de su vida. También es posible que termine disponiendo de despacho con personal, además de vehículo oficial, chófer y personal de seguridad, todo ello a cargo del Estado. La factura por estos conceptos suma 280.000 euros al año, cerca de medio millón de costes anuales para las arcas públicas, una vez añadida la pensión.

Muchos opinan que los medios, a quienes acusan de sobreinformar acerca de Wulff, exageran la importancia de la cuestión. En un principio eran los tratos de favor, posteriormente el debate sobre si debería renunciar a la pensión a la que en principio tiene derecho. Por ley, ¿pero también desde un punto de vista moral, dadas las circunstancias de su dimisión?

Tanto desde el gobierno, que había apoyado el nombramiento de Wulff, com desde la oposición, se considera la posibilidad de establecer una pensión “variable” para los expresidentes, que dependa de su edad en el momento de dejar el cargo, así como del tiempo que lo ocupen. Habrá que ver cómo termina finalmente la historia. Mientras tanto, Joachim Gauck, el sucesor de Wulff, espera el momento de ser nombrado nuevo Presidente de Alemania, el próximo día 18.

1 No hay que confundir el cargo de presidente de la República con el de canciller/a. Mientras esta última, Angela Merkel, es escogida por sufragio universal y ostenta un cargo equivalente al del “presidente del gobierno” en una monarquía, el jefe del Estado alemán es votado por los miembros de la Asamblea federal y tiene un papel más bien representativo.

VIDEO. El principal informativo de la televisión alemana daba la voz a los expertos, poco después de la renuncia de Wlff, para que argumentasen si el expresidente debería, o no, recibir la pensión a la cual, por ley, tiene derecho:

La extrema derecha, en portada

Berlín, 28 de noviembre de 2011
INFO@itineri.de

A menudo, el visitante extranjero conoce sólo superficialmente la realidad del país que visita. De Alemania, poco se suele saber aparte de las decisiones de la canciller Merkel en cuestiones relacionadas con el euro. Pero para los alemanes, éstas están lejos de ser las únicas preocupaciones, naturalmente. En este mes de noviembre, tres han sido los argumentos informativos de portada en los medios:

La extrema derecha en primer plano. El pasado 4 de noviembre, dos personas aparecieron muertas en Eisenach (Thüringen). Poco después se supo que eran miembros de la escena neonazi y que, desde finales de los años 90, habían atracado bancos y asesinado a 10 personas: nueve eran inmigrantes, la décima una mujer policía, a quién habían matado en Heilbronn en 2007. El caso ha abierto la caja de los truenos, pues resulta incomprensible que la policía haya necesitado más de 10 años para empezar a resolverlo. Además, los hechos han puesto de nuevo sobre el tapete una posible prohibición del NPD, el partido de extrema derecha heredero del nazi NSDAP. Según una reciente encuesta, un 52% de los alemanes está a favor de su ilegalización, mientras que un 42% considera suficiente el endurecimiento de las leyes para mantener el partido bajo control. La crónica de los hechos, desde sus inicios, está disponible en esta página (en alemán).

¿Tiempo de nuevas energías? No menos espacio en los medios ocupa estos días, como otras veces, el transporte de residuos radioactivos. Periódicamente, trenes conocidos con el nombre de “Castor” se dirigen al depósito nuclear de Gorleben. En esta ocasión, como en las anteriores, el transporte ha sido seguido muy de cerca por centenares de opositores a la energía atómica, hasta el punto que dos de ellos consiguieron subir a uno de los camiones donde se realizaba el último tramo del transporte, y retrasar la operación. Alemania es un país con una fuerte conciencia mediambiental, que se opone mayoritariamente a este tipo de energía y a los residuos que provoca. Como consecuencia del desastre de Fukushima, el gobierno de coalición que preside Angela Merkel decidió un calendario de cierre de todas las centrales nucleares alemanas; el plan prevee que todas las instalaciones del país hayan sido cerradas a finales de 2022.

Stuttgart: ¿polémica encarrilada? También Stuttgart ocupa espacios destacados en los medios, por un asunto que se arrastra desde hace 15 años. En 1995, los gobiernos federal, regional y municipal, y la empresa ferroviaria Deutsche Bahn, habían firmado un acuerdo para soterrar la playa de vías de la estación central de la capital de Baden-Württemberg, y al mismo tiempo ampliar sus instalaciones. Seis años después, el proyecto parecía que acabaría olvidado: la DB no tenía suficiente dinero para ejecutarlo. Para salvarlo, los gobiernos regional y municipal terminarían por inyectar dinero público.

En 2010 empiezan las obras, en medio de fuertes protestas de quienes consideran el proyecto una excusa con intereses inmobiliarios. Un año después, en marzo de 2011, el gobierno regional cambia de manos por primera vez en 50 años: los conservadores pierden las elecciones, Verdes y SPD forman un gobierno de coalición, a pesar de la dificultad que supone que los primeros estén en contra del proyecto, y los socialdemócratas a favor. Deciden convocar un referéndum, que tuvo lugar el fin de semana pasado. ¿El resultado? mayoría favorable a continuar las obras.

50 años de inmigración turca en Alemania

Berlín, 14 de noviembre de 2011
INFO@itineri.de

La potente locomotora alemana necesita mano de obra extranjera, para cubrir puestos de trabajo cualificados. En este sentido, meses atrás la canciller Angela Merkel hacía un llamamiento entre los ingenieros españoles en paro, animándoles a activar su situación laboral en Alemania. Muy a menudo, la actualidad es una repetición de hechos acontecidos con anterioridad…

Dado el importante crecimiento que, desde mediados de los años 50, experimentaba la economía de la República Federal de Alemania (RFA), grandes empresas del país se vieron obligadas a recurrir a mano de obra extranjera. Para impulsar una llegada ordenada de trabajadores, Alemania firmó acuerdos con países como España, Grecia e Italia, iniciando así la historia de los denominados “Gastarbeiter” (trabajadores invitados). De entre los acuerdos firmados con ocho estados del sur de Europa y del norte de África, el que tendría más repercusión en la configuración de la Alemania actual se pactó con Turquía. Era el 30 de octubre de 1961.

Aquel invierno circulaban los primeros trenes con “Gastarbeiter” desde Estambul hacia la Alemania Occidental. El destino de aquellos trabajadores era principalmente la industria pesada, la automovilística y la construcción. Trabajo no les faltaría a los recién llegados, naturalmente, y por partida doble, ya que integrarse en la sociedad que les acogía era una tarea dura: al problema lingüístico se añadían unas enormes diferencies culturales. Buena parte de aquellos trabajadores procedía de ciudades y pueblos del interior del país, por lo que se veían trasplantados a un entorno sociocultural radicalmente distinto del que habían vivido hasta entonces, en cuestión de días.

Actualmente, 2,5 millones de turcos residen en Alemania, aproximadamente un 30% de ellos con pasaporte alemán. El proceso de integración de la comunidad turca en la sociedad de acogida tiene claros y oscuros, si bien no existen graves problemas de convivencia, a diferencia de lo que se ha vivido ocasionalmente en la banlieu parisina. Dos ánimas conviven pacíficamente en la mayoría de los turcos residentes en Alemania, de forma especial entre los hijos y nietos de aquellos “Gastarbeiter”: la que llevan en la sangre y la que han desarrollado tras años de estudios y trabajo en la República Federal.

El espectro político alemán cuenta con representantes de origen turco. El caso más conocido es el de Cem Özdemir, nascido en Alemania de padres llegados como “Gastarbeiter”. Özdemir preside el Partido Verde. A nivel federal, cinco diputados del Bundestag son de origen turco: 2 de los Verdes y uno de La Izquierda, el SPD i los liberales del FDP. Por su parte, la web del gobierno federal ofrece un completo informe sobre los 50 años de la llegada de trabajadores turcos a Alemania (clicar aquí). También diversas instituciones culturals de todo el país, presentan muestras sobre las cinco décadas de integración turca en Alemania. Entre otros, el Museum für Neue Kunst de Freiburg, donde se puede visitar “Willkommen in Almanya! Deutsch-türkische Geschichten” hasta el 8 de enero de 2012.

Documento – Deutsche Welle:

Mustafa Akci fue uno de los primeros trabajadores turcos llegados a la RFA tras la firma del acuerdo entre los dos estados, aquel 1961. 50 años después de su incursión en una sociedad tan distinta de aquella de donde provenía, Akci explica que el primer choque cultural se lo produjo… el silencio: a diferencia de Alemania, en Turquía, dice, la vida es ruidosa. El reportaje explica también que fue un español, Armando Rodríguez, quien tuvo el honor de ser el “Gastarbeiter” número 1.000.000, después del acoerdo germano-español de 1960.

++Para más información:

este documento, publicado por el Ministerio de Trabajo del land Nordrhein-Westfalen en el año 2000, y
este artículo de la revista Spiegel Online, publicado en noviembre de 2011

Páginas:12»
Logotipo de Pago estándar
Call me! - Ferran Porta: Unknown
www.flickr.com
Elementos de itineri.de Ir a la galería de itineri.de