Buscando artículos etiquetados con " Niños"

¡Plänterwald, para el niño y la niña!

Berlín, 22 de octubre de 2012
INFO@itineri.de

La historia del antiguo parque de atracciones de Plänterwald es la de un sueño convertido en pesadilla, la de un emprendedor poco empresario, que acabaría por destruir a su propia familia, la de un padre que terminaría por costar a su hijo una condena de 20 años en una de las cárceles más duras del mundo. Paradójicamente, un lugar de ocio familiar que oculta una truculenta historia, mezcla de pésima gestión económica que deriva en desfalco, y tráfico de drogas.

Los orígenes del entonces Kulturpark Plänterwald, situado en el sector oriental de la ciudad dividida, se remontan hasta octubre de 1969. Con la inauguración del único parque de atracciones permanente del país, el gobierno de la República Democrática Alemana (RDA) celebraba los 20 años de su fundación. Los 45 metros de altura de su noria de colores serían la estrella del parque, que en sus años de esplendor recibiría hasta 1,7 millones de visitantes anuales; pas mal. La caída del Muro de Berlín, el 9 de noviembre de 1989, significaría para el Kulturpark la progresiva caída del número de visitantes.

La entrada en escena de Norbert Witte

Rebautizada como Spreepark, la instalación renacía en 1992 bajo nuevo mando. Norbert Witte, un empresario “hecho a sí mismo”, se haría cargo de su gestión; las siete víctimas mortales que en 1981 había provocado una atracción suya, en una feria en Hamburgo (artículo), no fueron obstáculo para que se le otorgara la concesión. El renovado parque, que durante los primeros años amplió su oferta y recuperó parte de su éxito pasado, acabaría cerrando puertas en 2002 con una deuda de 11 millones de euros.

Witte inició entonces una nueva vida… en Perú. A Lima se llevó seis de las atracciones del parque con la intención de poner en marcha Lunapark, su enésimo intento de poner activar un negocio. Fracasó de nuevo, pero esta vez, además, daría con sus huesos en la cárcel por tráfico de drogas: Witte había ordenado ocultar 167 kilos de cocaína en el interior de una de las atracciones, a punto de embarcarla de vuelta a Alemania, donde fue detenido después de que la policía peruana descubriera la coca. En 2004 fue juzgado y condenado a siete años de prisión: cumpliría cinco de ellos en Berlín y, tras sufrir dos infartos, fue puesto en libertad en 2008. No tuvo tanta suerte su hijo, sentenciado a 20 años por los mismos hechos y que, desde entonces, cumple condena en la cárcel limeña de Lurigancho.

Visitar el parque

Actualmente, Plänterwald acoge los restos de algunas de las atracciones que millones de personas utilizaron en alguna ocasión, entre 1969 y 2002 (álbum de imágenes). En medio de una vegetación exuberante, un pequeño tren de feria recorre las instalaciones todos los fines de semana y días festivos, entre las 11 y las 18h., durante 15 minutos (vídeo). La atracción tiene un coste de 2 euros. Para conocer de primera mano la historia del parque, todos los sábados y domingos se organiza una visita guiada (en alemán): empieza a las 13h, dura unas 2 horas y cuesta 15€ (información, aquí).

Artículos sobre el tema:

Caretas (en castellano): Carrusel de coca
Spiegel Online (en inglés): The Downfall of a Funfair Family
Tagesspiegel (en alemán):
20 Jahre Haft: Appell an Perus Botschafter

La historia de la familia Witte ha sido llevada a la gran pantalla: el documental Achterbahn (Montaña rusa, 2009) es un retrato de los ascensos y descensos que, en Berlín y en Lima, sufrieron Norbert y su ex mujer Pia, así como sus hijos, Marcel y Sabrina:

Berlín con niños

Berlín, 30 de julio de 2012
INFO@itineri.de

Madres y padres lo saben perfectamente: antes de viajar con niños a una gran ciudad como Berlín, hay que informarse sobre lugares y actividades que puedan divertirlos también a ellos; de no ser así, las vacaciones se pueden convertir en una experiencia amargamente inolvidable. ¿Ruta de museos, por ejemplo? complicado, si no se combina con algo que pueda atraer a los chicos. Desde itineri.de hacemos algunas propuestas…

…como por ejemplo una doble relacionada con el fascinante mundo animal. La capital alemana tiene no uno, sino dos zoológicos: en el corazón del antiguo sector occidental, están el Zoologischer Garten y el Aquarium (metro U2, U9 y S-Bahn), que ocupa una parte del enorme y céntrico Tiergarten. Al este de la ciudad, el Tierpark Friedrichsfelde (metro U5), cuyas 160 hectáreas se inauguraron en tiempos de la división de Berlín. Y aún en el mundo animal, el AquaDom & Sea Life (S-Bahn Hackescher Markt): miles de criaturas marinas en un recorrido que termina en un acuario cilíndrico, un ecosistema integrado por 1.500 peces en un millón de litros de agua salada. ¿Es suficiente con ver el espectacular acuario, y gratis? ¡al contratar nuestro tour para descubrir Berlín le explicaremos cómo!


También hay opciones inanimadas que fascinarán a los pequeños, tanto como los gorilas y los peces de colores; Legoland, por ejemplo, junto al espectacular SONY Center (U-Bahn y S-Bahn Potsdamer Platz). Puede conocer su oferta en el apartado Attractions de su web. También le puede interesar el “Museo para niños MACHmit!“, un lugar donde jugar, tocar y experimentar. Eso sí, mucho mejor si se tienen unos mínimos conocimientos de alemán (U2 Eberswalder Str.). Pero en el ámbito de los museos, el rey es el Naturkundemuseum, de historia natural: su espectacular colección de minerales, los dinosaurios, el cosmos y el sistema solar y una muestra de miles (literalmente) de arañas, peces y crustáceos, todos ellos conservados en 81.000 litros de etanol… Imperdible y absolutamente recomendable, aquí puede leer información en español. Se llega con la U6 a Naturkundemuseum (¡atención a las obras en esta línea, hasta octubre de 2013!).

Y aún tres opciones más:

* En Madame Tussauds podrá disfrutar de la compañía, un tanto fría, eso sí, de decenas de personajes de cera, históricos y contemporáneos. El museo está en Unter den Linden, muy cerca de la Puerta de Brandenburgo (U55 Brandenburger Tor o estación Friedrichstraße de U-Bahn y S-Bahn).

* El Museo de la Técnica, el Deutsches Technikmuseum, es una apuesta segura con niños de cierta edad y/o suficientemente curiosos para disfrutar descubriendo tecnología de ayer y de hoy, en una experiencia plenamente interactiva. Se llega con la U1 o U2 Gleisdreieck, o con la U1 o U7 Möckernbrücke.

* Pasaje del terror: aunque la entrada está permitida a los niños a partir de los 6 años acompañados de un adulto, aconsejamos el acceso sólo a partir de los 10. Este túnel del horror recorre un búnker auténtico (foto superior), construído en 1943. Después de la Segunda Guerra Mundial, a la instalación se le darían distintos usos, desde estación intermedia para refugiados del Berlín Oriental hasta almacén de víveres. Se puede llegar con la S-Bahn a la estación Anhalter Bahnhof.

Esta es solamente una pequeña muestra de las posibilidades que Berlín ofrece a las personas que viajan con niños, pero atentos al apartado Info: Alemana al día de itineri.de, donde publicaremos más artículos con más propuestas para los más pequeños. ¡A divertirse!

►¿Cómo moverse con el transporte público en Berlín? U-Bahn, S-Bahn, …
Descubra Hamburgo con el tour de itineri.de, ¡y no olvide visitar Miniatur Wunderland con los pequeños de la casa!

Un paseo por el Zoo con fondo musical…

Logotipo de Pago estándar
Call me! - Ferran Porta: Unknown
www.flickr.com
Elementos de itineri.de Ir a la galería de itineri.de