Buscando artículos etiquetados con " Comunicación"

El caso Wulff: ¿una pensión merecida?

Berlín, 5 de marzo de 2012
INFO@itineri.de

El 17 de febrero dimitió Christian Wulff, hasta ese día presidente de Alemania1. Como jefe del gobierno de la Baja Sajonia, cargo que había ocupado con anterioridad, recibió algunos tratos de favor que le acabarían estallando en las manos: por parte de un banco, que le concedió un préstamo a un interés má bajo del habitual, y de algunos magnates, que le invitaron de vacaciones. A la presión política, y posteriormente judicial, se sumó una muy inoportuna llamada de Wulff a un responsable del periódico Bild -el de mayor tirada en Europa-, conminándolo a no publicar un artículo sobre los hechos. Esta debe ser la llamada que más debe haber lamentado el expresidente, sin duda la chispa que le llevaría, finalmente, a una dimisión cantada.

De todos modos, su salida del palacio berlinés de Bellevue no ha supuesto el fin de la polémica alrededor de su figura. Como expresidente, Wulff, de 52 años, tiene derecho a percibir una pensión de casi 200.000 euros anuales, durante el resto de su vida. También es posible que termine disponiendo de despacho con personal, además de vehículo oficial, chófer y personal de seguridad, todo ello a cargo del Estado. La factura por estos conceptos suma 280.000 euros al año, cerca de medio millón de costes anuales para las arcas públicas, una vez añadida la pensión.

Muchos opinan que los medios, a quienes acusan de sobreinformar acerca de Wulff, exageran la importancia de la cuestión. En un principio eran los tratos de favor, posteriormente el debate sobre si debería renunciar a la pensión a la que en principio tiene derecho. Por ley, ¿pero también desde un punto de vista moral, dadas las circunstancias de su dimisión?

Tanto desde el gobierno, que había apoyado el nombramiento de Wulff, com desde la oposición, se considera la posibilidad de establecer una pensión “variable” para los expresidentes, que dependa de su edad en el momento de dejar el cargo, así como del tiempo que lo ocupen. Habrá que ver cómo termina finalmente la historia. Mientras tanto, Joachim Gauck, el sucesor de Wulff, espera el momento de ser nombrado nuevo Presidente de Alemania, el próximo día 18.

1 No hay que confundir el cargo de presidente de la República con el de canciller/a. Mientras esta última, Angela Merkel, es escogida por sufragio universal y ostenta un cargo equivalente al del “presidente del gobierno” en una monarquía, el jefe del Estado alemán es votado por los miembros de la Asamblea federal y tiene un papel más bien representativo.

VIDEO. El principal informativo de la televisión alemana daba la voz a los expertos, poco después de la renuncia de Wlff, para que argumentasen si el expresidente debería, o no, recibir la pensión a la cual, por ley, tiene derecho:

Páginas:«12
Logotipo de Pago estándar
Call me! - Ferran Porta: Unknown
www.flickr.com
Elementos de itineri.de Ir a la galería de itineri.de