Buscando artículos etiquetados con " Berlín"

Luces, cámara… ¡acción! (Berlinale 63)

Berlín, 28 de enero de 2013
INFO@itineri.de

Lentejuelas, alfombras rojas y espectaculares sonrisas de dentaduras impecables: un febrero más, ¡la Berlinale replica a Hollywood en la capital alemana! Los días que deben anotarse en la agenda son del 7 al 17, y el programa entero del festival se puede consultar, en inglés, en este enlace. De entre las decenas de películas que se podrán ver, dos son producciones españolas: una es la ópera prima de la catalana Neus Ballús, “La plaga“. Se proyectará en Forum, una de las 10 secciones del festival, pero quien quiera puede degustarla aquí, en itineri.de, donde os invitamos a ver su tráiler oficial:

“La plaga”, por cierto, tiene página en Facebook: https://www.facebook.com/LaPlagaThePlague.

Habrá una segunda producción española: “Ayer no termina nunca”, de la también catalana Isabel Coixet, se presentará el domingo día 10 en la sección Panorama (la nota de prensa se puede leer aquí). La trama gira alrededor de la crisis que afecta a España, aunque la acción se sitúa en el año 2017. La película está protagonizada por Candela Peña y Javier Cámara, y se filmó entre Igualada (Barcelona) y Berlín.

Pero no sólo de cine español vive la Berlinale. América Latina está presente en el festival con cintas como “Gloria”, del chileno Sebastián Lelio, que aspira a conseguir el Oso de Oro desde la sección oficial. La película es, de hecho, una coproducción española que resultó premiada en la última edición del Festival de San Sebastián. La sección Panorama será el marco en el cual podrán verse otros films con acento latino: “Deshora”, de la argentina Bárbara Sarasola-Day, y de la también argentina María Florencia Alvarez, “Habi, la extranjera”. Desde Cuba, y de la mano de Carlos Machado Quintela, se presenta “La piscina”. También México está presente en el festival, con “Workers”, de José Luis Valle, y en coproducción entre Uruguay, México, Holanda y Alemania, “Tanta agua”, dirigida por Leticia Jorge y Ana Guevara. En la sección “Forum”, dos obras argentinas: “Viola”, de Matías Piñeiro, y “La Paz”, de Santiago Loza.

Un museo para gourmets

Aprovechando la ocasión, los cinéfilos pueden acercarse al Museo del Cine y la Televisión: situado en uno de los edificios del espectacular Sony Center, su exposición permanente ofrece un repaso exhaustivo por la historia del cine alemán: desde las divas de aquellas primerizas producciones mudas en B/N, con nombres como Fern Andra o la berlinesa Henny Porten, hasta el cine de las dos repúblicas en que la Segunda Guerra Mundial dividió a Alemania, pasando por Marlene Dietrich, con esperable sección propia, y el uso propagandístico que de la cinematografía hizo el régimen nazi. Toda la información se ofrece también en inglés, la lengua no es excusa para no visitar el museo!

Interesante es también la parte dedicada al nacimiento y evolución de la televisión en Alemania. Además, hasta el 12 de mayo está abierta la exposición temporal, dedicada a uno de los monstruos del cine: Martin Scorsese. Información sobre la muestra y un vídeo con un saludo del propio Scorsese se puede ver en este enlace: http://www.deutsche-kinemathek.de/en/exhibitions/martin-scorsese.

¡En Berlín, un febrero de cine! Y, huelga decirlo, itineri.de contribuye a ello con su visita guiada de lujo por esta capital alemana de película 😉

Website del Museo del Cine y la Televisión (en inglés): http://www.deutsche-kinemathek.de/en
Página en Facebook del Museo: https://www.facebook.com/MuseumfuerFilmundFernsehen

Puedes seguirnos en www.facebook.com/itineri.de y también en Twitter (@itineri_de), ¡y compartir el artículo mediante los enlaces correspondientes!

Arquitectura total

Berlín, 17 de diciembre de 2012
INFO@itineri.de

A muchos, el nombre les dice algo aunque poco podrían explicar, de la Bauhaus (1919-1933), una institución de renombre mundial con raíces alemanas, que tuvo presencia en tres ciudades: Weimar, Dessau y Berlín. En todas ellas quedan, en la actualidad, rastros visibles y visitables de la que fue escuela de modernidad, de apertura a conceptos novedosos, clarament rompedores en una época en la que la creciente semilla del nazismo oscurecía, con rapidez, la perspectiva de un nuevo mundo, tras el desastre de la Primera Guerra Mundial.

Walter Gropius fue el fundador de la Staatliche Bauhaus, que iniciaría su actividad en Weimar en 1919. A pesar de su corta existencia, Bauhaus terminaría por convertirse en un referente de la modernidad en el ámbito no sólo de la arquitectura; no en vano, bajo su paraguas trabajaban artistas y artesanos, codo con codo, en favor de un nuevo concepto que debía englobar arquitectura, pintura, también cerámica y otras artes. En esta obra integral radicaba la esencia de la Bauhaus, resumida en su manifiesto fundacional: “¡El objetivo último de toda actividad plástica es la arquitectura!”.

La Bauhaus, cuyos profesores y alumnos eran considerados abiertamente de izquierdas e “internacionalistas”, se vio obligada a abandonar la ciudad, en el año 1925, a raíz de la toma del gobierno regional por los extremistas que acabarían abocando al mundo a la Segunda Guerra Mundial. Se trasladaría a Dessau, donde la mayoría socialdemócrata gobernante daba apoyo a sus actividades. El posterior ascenso al poder del partido nazi en esta ciudad empujaría a la escuela a un tercer traslado, a Berlín, donde terminaría cerrando puertas para siempre apenas un año después.

Además de Gropius, muchos otros nombres ilustres estuvieron vinculados a la Bauhaus, como Mies van der Rohe y Paul Klee. Tras ser Hitler nombrado canciller, en el año 1933, muchos de quienes habían formado parte de la escuela emigraron, llevando consigo el espiritu de la Bauhaus; prueba de ello son escuelas como la New Bauhaus de Chicago (1937) y la Neues Bauhaus de Ulm, RFA (1951).

+++

Más información, en la web del Archivo Bauhaus Berlín: http://www.bauhaus.de
“La Bauhaus de Dessau” (vídeo en francés con subt. en castellano):
http://www.youtube.com/watch?v=tKzO7OH-TrE

Foto (c) Paasch & Kaiser

Puedes seguirnos en www.facebook.com/itineri.de y también en Twitter (@itineri_de). Si el artículo te ha gustado… ¡puedes compartirlo con los enlaces de debajo!

¡Plänterwald, para el niño y la niña!

Berlín, 22 de octubre de 2012
INFO@itineri.de

La historia del antiguo parque de atracciones de Plänterwald es la de un sueño convertido en pesadilla, la de un emprendedor poco empresario, que acabaría por destruir a su propia familia, la de un padre que terminaría por costar a su hijo una condena de 20 años en una de las cárceles más duras del mundo. Paradójicamente, un lugar de ocio familiar que oculta una truculenta historia, mezcla de pésima gestión económica que deriva en desfalco, y tráfico de drogas.

Los orígenes del entonces Kulturpark Plänterwald, situado en el sector oriental de la ciudad dividida, se remontan hasta octubre de 1969. Con la inauguración del único parque de atracciones permanente del país, el gobierno de la República Democrática Alemana (RDA) celebraba los 20 años de su fundación. Los 45 metros de altura de su noria de colores serían la estrella del parque, que en sus años de esplendor recibiría hasta 1,7 millones de visitantes anuales; pas mal. La caída del Muro de Berlín, el 9 de noviembre de 1989, significaría para el Kulturpark la progresiva caída del número de visitantes.

La entrada en escena de Norbert Witte

Rebautizada como Spreepark, la instalación renacía en 1992 bajo nuevo mando. Norbert Witte, un empresario “hecho a sí mismo”, se haría cargo de su gestión; las siete víctimas mortales que en 1981 había provocado una atracción suya, en una feria en Hamburgo (artículo), no fueron obstáculo para que se le otorgara la concesión. El renovado parque, que durante los primeros años amplió su oferta y recuperó parte de su éxito pasado, acabaría cerrando puertas en 2002 con una deuda de 11 millones de euros.

Witte inició entonces una nueva vida… en Perú. A Lima se llevó seis de las atracciones del parque con la intención de poner en marcha Lunapark, su enésimo intento de poner activar un negocio. Fracasó de nuevo, pero esta vez, además, daría con sus huesos en la cárcel por tráfico de drogas: Witte había ordenado ocultar 167 kilos de cocaína en el interior de una de las atracciones, a punto de embarcarla de vuelta a Alemania, donde fue detenido después de que la policía peruana descubriera la coca. En 2004 fue juzgado y condenado a siete años de prisión: cumpliría cinco de ellos en Berlín y, tras sufrir dos infartos, fue puesto en libertad en 2008. No tuvo tanta suerte su hijo, sentenciado a 20 años por los mismos hechos y que, desde entonces, cumple condena en la cárcel limeña de Lurigancho.

Visitar el parque

Actualmente, Plänterwald acoge los restos de algunas de las atracciones que millones de personas utilizaron en alguna ocasión, entre 1969 y 2002 (álbum de imágenes). En medio de una vegetación exuberante, un pequeño tren de feria recorre las instalaciones todos los fines de semana y días festivos, entre las 11 y las 18h., durante 15 minutos (vídeo). La atracción tiene un coste de 2 euros. Para conocer de primera mano la historia del parque, todos los sábados y domingos se organiza una visita guiada (en alemán): empieza a las 13h, dura unas 2 horas y cuesta 15€ (información, aquí).

Artículos sobre el tema:

Caretas (en castellano): Carrusel de coca
Spiegel Online (en inglés): The Downfall of a Funfair Family
Tagesspiegel (en alemán):
20 Jahre Haft: Appell an Perus Botschafter

La historia de la familia Witte ha sido llevada a la gran pantalla: el documental Achterbahn (Montaña rusa, 2009) es un retrato de los ascensos y descensos que, en Berlín y en Lima, sufrieron Norbert y su ex mujer Pia, así como sus hijos, Marcel y Sabrina:

El arquitecto, el urbanista, el diseñador, …

Berlín, 8 de octubre de 2012
INFO@itineri.de

Es una de las grandes exposiciones de este último trimestre de 2012: Schinkel, Geschichte & Poesie (“Schinkel, historia y poesía”) descubre las múltiples facetas de quién fue arquitecto real y jefe del departamento de obras de la Prusia del XIX.

Karl-Friedrich Schinkel (1781-1841), que también ejerció de urbanista y pintor, diseñador de muebles y de escenarios teatrales, es un personaje imprescindible en el relato histórico de Berlín. Padre del Altes Museum, al que podríamos otorgar la consideración de acceso natural a la afamada Isla de los Museos, de Schinkel fue también la mano que moldearia otros muchos destacados edificios de la capital: el Konzerthaus en la plaza Gendarmenmarkt, la Neue Wache en Unter den Linden o la Friedrichswerdesche Kirche, la primera iglesia neogótica de la capital. Los edificios y construcciones varias nacidos de la imaginación de Schinkel son tantos que resulta difícil imaginárselo haciendo cualquier otra cosa que no fuera trabajar. ¿Dormia? no se tiene constancia que no lo hiciera, pero a finales de la década de los 30, el arquitecto real ya acusaba, tal vez, los demasiados años de mucho trabajo. Sería sin duda imprudente buscar relaciones de causa y efecte, pero lo cierto es que Schinkel moriría poco después de su 60° aniversario.

Aunque Alemania y Polonia acogen, a lo largo y ancho de sus respectivos territorios, obras del prolífico Schinkel, son Berlín y Potsdam los escenarios donde principalmente vieron la luz sus sueños arquitectónicos. O una parte, por lo menos, cabría matizar, ya que muchos de sus proyectos no llegaron a atravesar la frontera de la virtualidad: esbozos imaginados, proyectados pero no nacidos, en forma de fantasiosos palacios neoclásicos, de frondosos jardines verdes sobre azul marino, de fascinantes construcciones que nos llevan de viaje a mundos imposibles.

Estando en Berlín, conocer la obra de Schinkel es extremadamente senzillo, no sólo porque hay muestras de su saber hacer en numerosos espacios públicos de la ciudad, sino porque hasta el 6 de enero de 2013 se le dedica una gran exposición. El Kupferstichkabinett del Kulturforum 1 muestra profusión de pinturas y esbozos, pero también sillas diseñadas por el arquitecto así como una maqueta del Altes Museum con el que la imprescindible Isla de los Museos empezaría a caminar. Otra opción, infinitamente más limitada en número pero no por ello falta de interés, es la que ofrece la Friedrichswerdesche Kirche: obra fundamental del neogótico schinkeliano, la iglesia acoge de manera permanent una muestra de esculturas de principios del siglo XIX.

Enlaces:

Kupferstichkabinett: www.schinkel-in-berlin.de
Friedrichswerdersche Kirche:
www.smb.museum

1 Información sobre el Kulturforum en este artículo!

775 años después

Berlín, 1 de octubre de 2012
INFO@itineri.de

Berlín se dirige, con paso firme, hacia un aniversario de los que están necesariamente marcados en el calendario: no en vano, ¡775 años no se celebran todos los días! A la capital alemana, la ocasión le llega este octubre.

El origen de la ciudad se remonta al 28 de octubre de 1237. Es esta la fecha que consta en el primer documento donde se menciona Cölln, embrión de la actual capital, en aquellos tiempos un pequeño núcleo comercial a orillas del Spree. De aquel Cölln y su vecina Berlín nació la ciudad que acabaría llevando este nombre. A lo largo de los siglos, Berlín iría ampliando su perímetro hasta llegar a ser la gran metrópolis que es actualmente: desde el hoy conocido como Nikolaiviertel (el barrio de Nicolás, junto a Alexanderplatz) hasta sus distritos más alejados, 900 km² de ciudad habitada por unos 3,5 millones de habitantes.

Diversos actos recuerdan el aniversario. Uno de los más destacados es la exposición al aire libre situada frente a la iglesia de Marienkirche, en Alexanderplatz: “Die Berliner Stadtjubiläen” muestra imágenes del 700° aniversario de la ciudad, en 1937, un año después de los Juegos Olímpicos de Jesse Owens, así como del 750°, en 1987, dos años antes del inesperado final de la división. Destaca también en la agenda de las celebraciones la espectacular instalación en la Schlossplatz, al lado de la catedral: un enorme mapa de la ciudad, a escala 1:775. De todos modos, la guinda llegará el día 28: aquel último domingo de octubre, la compañía francesa Carabosse presentará un espectáculo de teatro que promete ser visualmente cautivador, ¡como mínimo! El escenario será el Berlín històrico, en el distrito de Mitte.

Aunque no corresponde, stricto sensu, a las celebraciones del 775° aniversario, vale la pena tomar nota de las fechas en que tendrá lugar este año el Festival of Lights: del 10 al 21 de octubre, algunos de los monumentos más importantes de Berlín se iluminarán con la llegada de la noche. Colores y siluetas, o siluetas de colores, empapelarán la fachada de la Catedral, la Fernsehturm (Torre de la Televisión) de Alexanderplatz y la Puerta de Brandenburgo, entre muchos otros edificios y construcciones. Cámaras a punto, ¡el espectáculo lo merece! Y lo que también merece la pena, sin duda, es no dejar el descubrimiento de Berlín en manos del azar: la garantía del éxito está aquí, en itineri.de!

El 775° aniversario de Berlín en Facebook: https://www.facebook.com/775berlin y en Twitter: https://twitter.com/775berlin.

Páginas:«12345678»
Logotipo de Pago estándar
Call me! - Ferran Porta: Unknown
www.flickr.com
Elementos de itineri.de Ir a la galería de itineri.de