Buscando artículos etiquetados con " Arquitectura"

El arquitecto, el urbanista, el diseñador, …

Berlín, 8 de octubre de 2012
INFO@itineri.de

Es una de las grandes exposiciones de este último trimestre de 2012: Schinkel, Geschichte & Poesie (“Schinkel, historia y poesía”) descubre las múltiples facetas de quién fue arquitecto real y jefe del departamento de obras de la Prusia del XIX.

Karl-Friedrich Schinkel (1781-1841), que también ejerció de urbanista y pintor, diseñador de muebles y de escenarios teatrales, es un personaje imprescindible en el relato histórico de Berlín. Padre del Altes Museum, al que podríamos otorgar la consideración de acceso natural a la afamada Isla de los Museos, de Schinkel fue también la mano que moldearia otros muchos destacados edificios de la capital: el Konzerthaus en la plaza Gendarmenmarkt, la Neue Wache en Unter den Linden o la Friedrichswerdesche Kirche, la primera iglesia neogótica de la capital. Los edificios y construcciones varias nacidos de la imaginación de Schinkel son tantos que resulta difícil imaginárselo haciendo cualquier otra cosa que no fuera trabajar. ¿Dormia? no se tiene constancia que no lo hiciera, pero a finales de la década de los 30, el arquitecto real ya acusaba, tal vez, los demasiados años de mucho trabajo. Sería sin duda imprudente buscar relaciones de causa y efecte, pero lo cierto es que Schinkel moriría poco después de su 60° aniversario.

Aunque Alemania y Polonia acogen, a lo largo y ancho de sus respectivos territorios, obras del prolífico Schinkel, son Berlín y Potsdam los escenarios donde principalmente vieron la luz sus sueños arquitectónicos. O una parte, por lo menos, cabría matizar, ya que muchos de sus proyectos no llegaron a atravesar la frontera de la virtualidad: esbozos imaginados, proyectados pero no nacidos, en forma de fantasiosos palacios neoclásicos, de frondosos jardines verdes sobre azul marino, de fascinantes construcciones que nos llevan de viaje a mundos imposibles.

Estando en Berlín, conocer la obra de Schinkel es extremadamente senzillo, no sólo porque hay muestras de su saber hacer en numerosos espacios públicos de la ciudad, sino porque hasta el 6 de enero de 2013 se le dedica una gran exposición. El Kupferstichkabinett del Kulturforum 1 muestra profusión de pinturas y esbozos, pero también sillas diseñadas por el arquitecto así como una maqueta del Altes Museum con el que la imprescindible Isla de los Museos empezaría a caminar. Otra opción, infinitamente más limitada en número pero no por ello falta de interés, es la que ofrece la Friedrichswerdesche Kirche: obra fundamental del neogótico schinkeliano, la iglesia acoge de manera permanent una muestra de esculturas de principios del siglo XIX.

Enlaces:

Kupferstichkabinett: www.schinkel-in-berlin.de
Friedrichswerdersche Kirche:
www.smb.museum

1 Información sobre el Kulturforum en este artículo!

Quienes ya no están

Berlín, 16 de julio de 2012
INFO@itineri.de

En la fase de preparación de un viaje, pocas veces aparece un cementerio en una lista de “Lugares para visitar y cosas a hacer”. De todos modos, hay quien los considera espacios interesantes, merecedores de una visita. No sin razón; al fin y al cabo, muchos de ellos son preciosos jardines por los que pasear con tranquilidad, espacios poblados además de historias que en algún momento fueron, de las que tal vez podamos aprender algo.

Más de 200 son los cementerios que hay en Berlín, ocupando una superficie total aproximada de 1.000 hectáreas. Entre sus árboles y flores, sepulcros, lápidas, tumbas, inscripciones recuerdan los nombres y los años de vida de mujeres y hombres, niñas y niños. La mayoría desconocidos para los visitantes, pero entre ellos, aquí y allí, algunos bien conocidos: Brecht, Dietrich, Schinkel, quien fue arquitecto real de los Hohenzollern, o Kollwitz, artista alemana, símbolo del dolor procedente de los campos de batalla, ella que perdió a su hijo Peter, a los 19 años, en la Primera Guerra Mundial. Estos nombres, y decenas de otros, de escritores, de músicos, de personajes que han pasado a la historia, están allí, sobre los restos de quienes un día los llevaron, en alguno de estos cementerios por toda la capital.

Se puede encontrar información sobre los cementerios berlineses en la web friedhoefe-berlin.de.

También Hamburgo, Múnich y Colonia, las otras tres ciudades alemanas donde itineri.de ofrece visitas guiadas, tienen, naturalmente, cementerios que merecen una visita. El de Ohlsdorf, en Hamburg, con una superficie de cerca de 40 hectáreas, es el parque-cementerio más grande del mundo. Información sobre los cementerios de esta ciudad se encuentra en la web friedhof-hamburg.de. Por lo que respecta a Múnich, en esta web hay datos sobre sus camposantos, el mayor de los cuales es Waldfriedhof, segundo de Alemania en superficie. Finalmente, aquí se puede consultar la lista de los más de 50 cementerios de Colonia.

Desde el año 2001, Alemania celebra un “Día de los cementerios” (Tag des Friedhofs) cada tercer fin de semana de septiembre. Con esta iniciativa, que este año tendrá lugar los días 15 y 16, se persigue acercar a la ciudadanía estos espacios, apreciados por muchos por su belleza.

FOTO: Friedhof III der Jerusalems- und Neuen Kirche, Mehringdamm 21 (Berlín)

Sonidos desde el agua

Berlín, 9 de julio de 2012
INFO@itineri.de

Desde el año 2007, en 53° 32′ 29″ N, 9° 59′ 3″ O se está construyendo la que está llamada a ser una auténtica joya de la corona: la Elbphilharmonie. Las últimas previsiones apuntan a la temporada 2015/16 como la primera en la que la futura gran filarmónica de Hamburgo levantará el telón.

Elbphilharmonie

Situado entre el nuevo proyecto urbanístico que representa HafenCity y la mítica Speicherstadt, que acoge los históricos almacenes de cacao, tabaco y alfombras de la ciudad, el lugar donde se está construyendo la Elbphilharmonie convierte este futuro y emblemático equipamiento cultural en un elemento visible desde buena parte de la urbe. La nueva Philharmonie se convertirá así en una suerte de “faro musical” de Hamburgo, desde su privilegiada situación sobre las aguas del Elba.

Desde un punto de vista arquitectónico y de diseño, el edificio es obra del despacho Herzog & de Meuron. Tendrá una altura de 110 metros, 26 pisos, de manera que desbancará al hotel Radisson Blu como edificación más alta de la ciudad. La enorme cristalera que lo coronará estará formada por más de mil piezas rectangulares, cada una de ellas recubierta por una lámina que, intencionalidad diseñadora aparte, sirve para proteger el interior del edificio de los efectos del sol.

Echando la vista atrás hasta el momento en que se hizo público el proyecto, el proceso vital de la Elbphilharmonie ha sido cualquier cosa menos rápido y la fecha inicialmente prevista para su inauguración ha sido postpuesta en más de una ocasión. Parece, en todo caso, que 2015 será definitivamente el año de su puesta de largo. Por el camino habrán quedado los 323 millones de euros que se habrán pagado por su construcción (cuando el proyecto inicial hablaba de 77 millones).

Hasta que no llegue el momento de poder acceder y disfrutar de la acústica de la Elbphilharmonie, es el histórico Laeiszhalle, donde han actuado maestros como Richard Strauss e Igor Stravinsky, el lugar donde se celebran los mayores conciertos en Hambuego. Ambas instituciones, Laeiszhalle y Elbphilharmonie, compartirán la centralidad musical de la ciudad tan pronto el edificio aún en construcción inicie su actividad.

Imagen: Elbphilharmonie (c) mjaschy CC BY-SA

Enlaces y más

Para conocer el programa de conciertos y actos diversos en el Laeiszhalle: http://www.elbphilharmonie.de/events.en
Una imagen en directo de la Elbphilharmonie en construcción: http://www.hamburg.de/webcam/elbphilharmonie/

Finalmente, un vídeo con el que pasear por el antes, el ahora e incluso el después del emblema de Hamburgo. ¡A disfrutarlo!

Palast der Republik (1976-1989)

Berlín, 23 de abril de 2012
INFO@itineri.de

En un día como hoy, 23 de abril, del año 1976, se inauguraba en Berlín Oriental el edificio más significativo en la última etapa de la historia de la RDA: el Palast der Republik, el Palacio de la República. Situado en el mismo lugar desde donde, durante 300 años, la dinastía de los Hohenzollern había dirigido las riendas de Prusia, el Palast fue el corazón de la Alemania comunista, no sólo porque allí era donde el gobierno tenía su sede, sino porque su construcción significó la superación “definitiva” de la simbología prusiana y monárquica que, hasta pocos años antes, había ocupado aquel espacio central de la ciudad.

El Palast fue concebido para acoger tanto instituciones gubernamentales como áreas públicas para el ocio, se quería que fuese un edificio para el pueblo. Es por ello que además del Parlamento del país, que ocupaba una parte, había también restaurantes y cafeterías, e incluso una discoteca y pista de bolos. El Palast fue un importante polo de atracción para los berlineses orientales, que podían disfrutar de representaciones de teatro, actos literarios y conciertos de música de cámara, en el Theater am Palast; y en otra sala, en el enorme hexágono conocido como Große Saal se celebraban acontecimientos de todo tipo, también musicales: destacadas figuras internacionales actuaron allí, como Harry Belafonte, Mireille Mathieu y el alemán occidental Udo Lindenberg. Sí, el Palast der Republik era al mismo tiempo un verdadero centro de ocio y de poder.

La visita guiada per Berlín que le ofrecemos desde itineri.de no le permetirá ver el edificio, desgraciadamente. No porque no queramos: en 2003, el Parlamento alemán decidió su demolición, que se haría con mucho tino entre 2006 y 2008. Casi tres años había tomado su construcción sin que nadie sospechase, naturalmente, que su vida útil terminaría sólo 14 años más tarde, al caer el Muro en 1989. Únicamente los 20.000 m² de los sótanos del Palast sobrevivieron al proceso de “desmontaje”; enterrados bajo lo que actualmente es un enorme jardín junto al río y la catedral, esperan la construcción del futuro Humbold Forum para volver a ser útiles.

El reportaje “Willkommen im Palast”, de 40 minutos de duración, muestra el recorrido vital del edificio, desde su construcción hasta su desmontaje, por dentro y por fuera. Se explican sus usos y se constata, ver para creer, ¡que el tiempo vuela! Si las explicaciones se le escapan, disfrute, seguro, de las imágenes:

Kulturforum: de todo, al lado de Potsdamer Platz

Berlín, 26 de marzo de 2012
INFO@itineri.de

El panorama museístico berlinés es impresionante, visto desde la atalaya de sus más de 175 museos y colecciones. La explicación se encuentra no sólo en la histórica, profunda vinculación con la cultura del pueblo alemán, padre de Goethe, de Schiller y Bach, de Beethoven, Kant y Hegel entre tantos otros fojadores de cierta identidad europea, sino en el hecho de que el actual Berlín es fruto de la reunificación de dos ciudades, hasta la caída del Muro (1989) cada una con sus propias políticas e instituciones culturales.

El Kulturforum es una de las áreas donde se concentran más obras de arte, de formatos diversos (con el permiso de la afamada Isla de los Museos, por supuesto). Fue proyectado a finales de los años 50 para dotar al Berlín Occidental de un espacio significativo para sus colecciones de arte, ya que la división de la ciudad había dejado los principales equipamientos en la parte oriental. Situado muy cerca de Potsdamer Platz (metro U2 y S-Bahn), reúne diversos edificios que regalan a los sentidos valiosos contenidos y características arquitecturas. Algunos de sus equipamientos destacan por diversos motivos:

+ Gemäldegalerie: el museo dedica 7.000 m² a la pintura europea desde el siglo XIII hasta el XVIII, con obras maestras de Durero, Tiziano, Caravaggio y Rembrandt, entre muchos otros.
+ Neue Nationalgalerie: inaugurado en 1968, el edificio es obra de Mies van der Rohe. Está dedicado principalmente al arte del siglo XX, con pinturas de Picasso, Miró, Kandinsky, Munch y Kokoschka, entre muchos otros. ¡El Cubismo, el Expressionismo y el Surrealismo se encuentran aquí muy bien representados!
+ Philharmonie: sede de la Orquesta Filarmónica de Berlín, su acústica es de las mejores de Europa, sin duda. Sus 3.500 butacas están repartidas entre la Großer Saal y la Kammermusiksaal.
+ Musikinstrumenten-Museum:  muestra más de 3.000 instrumentos musicales y dispone de una sala donde se celebran conciertos de música de cámara de forma regular.
+ Neue Staatsbibliothek: inaugurada a finales de los años setenta, es a la parte occidental de Berlín lo que la Biblioteca Estatal de la avenida Unter den Linden es a la oriental. Se puede ver su interior en una escena de “El cielo sobre Berlín”, un clásico del cine alemán (clique aquí).
+ Ibero-Amerikanisches Institut:  los más de 110.000 volúmenes de su biblioteca convierten la institución en un referente indiscutible, en lo que se refiere al estudio y conocimiento de los países de habla hispana.

La Larga Noche de los Museos

Apúnteselo en su agenda: el 25 de agosto, Berlín celebrará una nueva edición de la Larga Noche de los Museos. Una vez más, decenas de museos se podrán visitar a precio reducido en un horario nada habitual, hasta las 2 de la mañana. El Kulturforum seré, una vez más, el punto de partida de los autobuses que recorren la ciudad, museo a museo. Además de la web, puede seguir la página en Facebook y la cuenta en Twitter de la organización, para estar bien informado.

Páginas:«123
Logotipo de Pago estándar
Call me! - Ferran Porta: Unknown
www.flickr.com
Elementos de itineri.de Ir a la galería de itineri.de