Buscando artículos etiquetados con " Arquitectura"

Un palacio de ida y vuelta

Berlín, 1 de julio de 2014
INFO@itineri.de

De ida, porque el 3 de febrero de 1945 se quemó hasta las bodegas y el 7 de septiembre de 1950 sus restos abandonados empezaron a ser definitivamente historia, con su demolición, y de vuelta porque el 12 de junio de 2013 se puso la primera piedra de su reconstrucción.

Un año después, la reencarnación del “Palacio de la ciudad” (Stadtschloß, en alemán) va tomando cuerpo. De ser los últimos años un fantástico jardín donde celebrar en público las escasas apariciones del astro rey, el solar en construcción es actualmente un tsunami de hormigón, hierros y andamios, accessible al común de los mortales solamente en ocasiones especiales, como el pasado 1 de junio. Efectivamente, aquel día hubo “puertas abiertas” en la zona en obras, e itineri.de no se lo quiso perder :)

Una vez terminado, en principio en 2019, no recuperará su antiguo nombre sino que será rebautizado como “Humboldt-Forum”, un centro de cultura, arte y ciencia en pleno corazón de la capital alemana. Eso sí, con el mismo aspecto barroco de su antepasado (excepto la fachada sobre el río, moderna según diseño del arquitecto italiano Franco Stella). Diversos museos, un auditorio con 600 butacas, librería y biblioteca, el “Humboldt-Forum” reunirá saberes en la actualidad repartidos por diferentes distritos de la ciudad.

* Enlace para acceder a algunas imágenes del edificio en construcción: https://www.flickr.com/photos/itineri/sets/72157645416582052/
* ¿Con ganas de echar un vistazo al estado actual, ahora mismo, en vivo? http://cam03.berlinerschloss-webcam.de/

La polémica no es ajena a la decisión de reconstruir el edificio, pues no son pocos los contrarios a revivir un pasado que, consideran, no hace falta que vuelva. Y de entre quienes aceptan la reconstrucción, una parte opina que el ala Este, la moderna sobre el río, no debería construirse: según argumentan, el hecho que el interior del edificio se pudiera ver desde fuera, le dotaría de la transparencia que le faltó al “Palacio de la ciudad”, en tiempos de los reinantes Hohenzollern.

Sea como sea, las obras avanzan y parece altamente improbable que se vayan a detener. Es seguro, en cambio, que en junio de 2015 volverá a haber jornada de puertas abiertas en el futuro “Humboldt-Forum”; itineri.de volverá con la cámara, naturalmente, para contarlo.

* Web de la “Asociación Palacio de la ciudad”: http://berliner-schloss.de/en/

Puedes seguirnos en www.facebook.com/itineri.de y también en Twitter (@itineri_de), ¡y compartir el artículo mediante los enlaces correspondientes!

El rey, loco, mandó construir un castillo

Berlín, 29 de julio de 2013
INFO@itineri.de

¿Quién no ha deseado alguna vez ver, de cerca, el impresionante castillo de Neuschwanstein? Su figura recortada entre parajes alpinos, verdes, ocres o blancos según la estación, se alza majestuosa al sur de Baviera, junto a la frontera con Austria. Sueño hecho realidad de un rey loco, que ni por asomo vería terminado.


Efectivamente, Luis II de Baviera vivió solamente 40 años, una vida corta, estrechamente ligada al compositor Richard Wagner desde el momento en que, con 16 años, el entonces príncipe escuchó sus operas Tannhäuser y Lohengrin. Luis sería entronizado el mismo día de la muerte de su padre, en 1864, con sólo 18 años. Su carácter “especial” le empujaría a ordenar la construcción de un castillo donde pudiese sentirse protegido de la gente de quien, reservado como era, a menudo quería alejarse.

Dos capítulos de su vida como monarca merecen especial atención: la derrota que sufriría Baviera en la guerra austro-prusiana de 1866, tras la cual se acentuaría el carácter retraído del rey, alejado cada vez más de las obligaciones inherentes a su cargo, y la frustrada boda con la princesa Sofia de Baviera, hermana de la emperatriz Sissi: después de varios aplazamientos ordenados por el propio rey, él mismo acabaría cancelando definitivamente la ceremonia.

Neuschwanstein empezaría a tomar forma en 1869, dominante sobre la región y construído a imagen de los castillos medievales aunque, eso sí, con todas las modernidades de la época: calefacción central, agua corriente e, incluso, conexión telefónica en parte de la construcción. Al poco de su muerte, acaecida en extrañas circunstancias en 1886, el castillo abriría sus puertas al público; desde entonces, más de 60 millones de personas han paseado por sus habitaciones.

:::::     :::::     :::::     :::::     :::::     :::::     :::::     :::::     :::::     :::::     :::::     :::::     :::::     :::::     :::::

¿Le gustaría ver el castillo vía webcam? (con permiso de la cámara; ¡no nos hacemos responsables de su funcionamiento!). Clique aquí.

Le recomendamos fervorosamente el reportaje que puede ver abajo. Producido por la ZDF alemana, el programa repasa la vida de Luis II de Baviera a través de la historia de Neuschwanstein. Puede activar los subtítulos en inglés clicando sobre <cc>, en la parte inferior de los vídeos.

Ya sabe que ahora puede conocer Neuschwanstein con itineri.de, con una visita guiada que le ofrecemos desde Múnich. ¡No dude en contactarnos a INFO@itineri.de para más información!

Puedes seguirnos en www.facebook.com/itineri.de y también en Twitter (@itineri_de), ¡y compartir el artículo mediante los enlaces inferiores!

Paseando bajo el Elba

Berlín, 1 de julio de 2013
INFO@itineri.de

Es una de las joyas que Hamburgo regala a sus visitantes: el Elbtunnel. En tiempos de su construcción se consideró una obra maestra de la ingeniería, lo que no sorprende si se tiene en cuenta que data de principios del siglo XX (1907-1911). Con su casi medio kilómetro de longitud y situado a unos 25 metros de profundidad, bajo el río Elba, el túnel de dos vías conecta Landungsbrücken, en el céntrico distrito de St. Pauli, con el de Steinwerder al otro lado del río.

El viejo túnel, nombre con el que los habitantes de Hamburgo se le refieren para diferenciarlo del que se construyó en 1975, con mayor capacidad y lógicamente más desarrollado tecnológicamente, es usado en la actualidad sobre todo por peatones y ciclistas. Paseando entre mosaicos y grabados, pueden atravesar el río en pocos minutos… y gratis. Los conductores, en cambio, deben abonar 2 euros por trayecto: a pesar de que los autos usan mayoritariamente el nuevo túnel, de cuatro carriles, los hay también quienes utilizan esta centenaria infraestructura por conveniencia logística.
A cada extremo del túnel hay cuatro ascensores de gran capacidad, los dos del medio sensiblemente más largos que los laterales y preparados para soportar pesos de hasta 10 toneladas.

Desde el año 2000 se celebra en el interior de este túnel una actividad original pero nada aconsejable para claustrofóbicos: una de los pocos maratones subterráneos del mundo. Por motivos de seguridad solamente pueden participar un máximo de 280 corredores, que dan 48 vueltas sobre los dos carriles de que dispone el túnel. Por desgracia para deportistas e interesados en general, desde 2010 la maratón no se ha podido celebrar por cuestiones técnicas, pero los organizadores esperan poder volver en 2014.
En 2003, el Elbtunnel fue declarado monumento protegido.

Imagen ascensor: Alter Elbtunnel in Hamburg (c) dirk@vorderstrasse.de CC BY
Imagen túnel: Alter Elbtunnel Hamburg (c) Wimox CC BY-SA

Puedes seguirnos en www.facebook.com/itineri.de y también en Twitter (@itineri_de), ¡y compartir el artículo mediante los enlaces inferiores!

Palacio en construcción

Berlín, 21 de junio de 2013
INFO@itineri.de

Fue uno de los tesoros de Berlín hasta que la guerra, la Segunda, lo dejó herido de muerte. El gobierno de la República Democrática Alemana remataría sus restos a partir del 7 de septiembre de 1950, cuando inició su derribo. El edificio, que según los testimonios gráficos conservaba en relativo buen estado una pequeña parte de sus salas, destilaba inevitablemente viejas reminiscencias imperialistas, así que adiós, Prusia, adiós para siempre…

… o no, ya que se prevé que el Palacio de la Ciudad (Stadtschloß, en alemán) vuelva al lugar donde cayó hace más de 60 años. Aquel histórico palacio ya es reaidad, de hecho, en forma de maqueta en el despacho del arquitecto italiano Franco Stella, que ganó el concurso para re/construirlo. El pasado 12 de junio, el presidente federal, Joachim Gauck, puso la primera pedra del edificio, que debe estar terminado en 2018 (galería de imágenes de la zona, ahora: http://www.flickr.com/photos/itineri/sets/).

Gauck ya tiene “su” palacio (Bellevue, en pleno Tiergarten), así que la idea no es que el magno edificio recupere su uso político: el antiguo Stadtschloß será ahora el “Humboldt Forum”, un enorme espacio consagrado al conocimiento. Una de sus estrellas serán los tesoros de las culturas no europeas, actualmente visitables en el Museo Etnológico situado en el periférico barrio de Dahlem. Pero habrá más: el “Humboldt Laboratorium” y la Biblioteca Central de Berlín, además de espacios dedicados a exposiciones temporales y actividades culturales diversas. El proyecto de re/construcción, por cierto, ha topado con la oposición de quienes consideran injustificable invertir cerca de 600 millones de euros en esta obra (ellos dirían “tirar”). Con todo, la obra ya está en marcha y, sin duda, supondrá un cambio enorme en la fisonomía de esta parte del Mitte berlinés.

En este artículo descubriréis otro de los megaproyectos actualmente en marcha en Berlín:
http://itineri.de/2012/05/bbi-aeropuerto-despega/

Imagen en (más o menos) vivo de la zona en obras: http://www.cityscope.de/bss/
Web Asociación Palacio de Berlín: http://berliner-schloss.de/en/

Puedes seguirnos en www.facebook.com/itineri.de y también en Twitter (@itineri_de), ¡y compartir el artículo mediante los enlaces inferiores!

Frauenkirche, el ave Fénix de Dresden

Berlín, 3 de junio de 2013
INFO@itineri.de

Es la joya de la corona del espectacular frontal barroco de Dresden: la Iglesia de Nuestra Señora, en alemán Frauenkirche. Ya desde las vías que llevan a la capital sajona destaca su blanca cúpula, envuelta de simbólicas edificaciones en negro como la católica Hofkirche y el Residenzschloss. Vista de cerca, curioso, la Frauenkirche recuerda un tablero de ajedrez, su blancura ligeramente manchada aquí y allá. La mezcla de piedras (areniscas) de la iglesia original, destruída en los estertores de la Segunda Guerra Mundial, y las utilizadas expresamente para su reconstrucción explica este fenómeno.

Sus orígenes se remontan a mediados del siglo XVIII. Prusia Oriental era el objetivo de miles de protestantes provenientes de Salzburgo, obligados a abandonar sus casas al negarse a convertirse al catolicismo. De camino hacia las lejanas tierras de Königsberg (hoy el exclave ruso de Kaliningrado), donde el emperador prusiano invitó a los expulsados a establecerse, una parte de los exiliados se quedó en Dresden. Los habitantes de la ciudad hicieron donativos para ayudar a sus “hermanos de religión”, dinero que finalmente serviría para financiar la construcción de la iglesia más simbólica y uno de los más destacados edificios de la capital sajona.

La basílica romana de San Pedro y la veneciana Santa Maria della Salute fueron la fuente de inspiración para concebir la Frauenkirche, cuya primera piedra se puso en 1726. Sus respectivas muertes hicieron que ni el arquitecto encargado de la construcción, George Bähr, ni tampoco quien era el príncipe elector de Sajonia en el momento de iniciarse la obra, Augusto el Fuerte, la pudiesen ver terminada, en 1743.

La iglesia tuvo que ser rehabilitada en diversas ocasiones, a lo largo de los más de 200 años en que se mantuvo en pie, hasta que a media mañana del 15 de febrero de 1945 su estructura, muy afectada por los bombardejos de los días 13 y 14, se desplomó. Para los habitantes de Dresden caía algo más que su iglesia más querida: desaparecía el último vestigio importante de su ciudad, arrasada por las bombas aliadas.

El gobierno de la República Democrática Alemana mantuvo los restos tal como quedaron, como memorial contra la guerra. No sería hasta haber caído el Muro de Berlín, y una vez completada la reunificación, cuando empezaría la reconstrucción de la Frauenkirche. En 1994 se puso la primera piedra y en octubre de 2005 se consagró la nueva iglesia, evangélica luterana. Desde entonces, la Frauenkirche vuelve a ser la reina indiscutible de esta ciudad, conocida como la “Florencia del Elba”, que desde itineri.de no podemos sino aconsejaros que descubráis: con mucho gusto os prepararemos un programa de visitas y, claro, un tour guiado por la impresionante capital sajona!

Os invitamos a visitar Dresden, de momento virtualmente, a través de la galería de imágenes de itineri.de: http://www.flickr.com/photos/itineri/sets/72157633529408591/

… y os recomendamos este fantástico reportaje, que muestra imágenes de la Frauenkirche original (min. 37 del vídeo), incluyendo un pequeño fragmento del último concierto del cual se conservan imágenes (17 de diciembre de 1944), así como de su reconstrucción, usando las piedras originales que no quedaron inservibles.

Un artículo que os recomendamos para saber más de la fascinante Dresden:
http://itineri.de/2012/08/colecciones-estatales-de-arte-de-dresden/

Puedes seguirnos en www.facebook.com/itineri.de y también en Twitter (@itineri_de), ¡y compartir el artículo mediante los enlaces inferiores!

Páginas:123»
Logotipo de Pago estándar
Call me! - Ferran Porta: Desconectado
www.flickr.com
Elementos de itineri.de Ir a la galería de itineri.de