Buscando artículos etiquetados con " Alemania"

¡Peligro: minas!

Berlín, 30 de abril de 2012
INFO@itineri.de

La crisis financiera no ha hecho temblar (de momento) los cimientos sobre los que se sustenta la economía alemana, pero sí retiembla, de vez en cuando, el subsuelo de este país. O podría hacerlo, si no fuera porque, afortunadamente, los ejercicios de desactivación de bombas y minas enterradas bajo tierra, remanentes de conflictos pasados que la munición abandonada se emperra en mantener vivos en la memoria colectiva, siempre tienen final feliz.

Uno de los últimos casos de movilización por desactivación de bomba tuvo lugar en Koblenz y fue espectacular: casi la mitad de la población de la ciudad fue evacuada tras ser localizada una enorme bomba de la Segunda Guerra Mundial en el Rin, el río que la atraviesa. Tal como se hace siempre en estos casos, antes de iniciar el proceso de desactivación se estableció un perímetro de seguridad, que en esta ocasión, debido al potencial poder destructor de la bomba y a la concentración de población cerca suyo, obligó a sacar de sus casas a 45.000 de los 100.000 habitantes de la ciudad. También quién desde itineri.de habla de Alemania todas las semanas, sufrió las consecuencias de otra desactivación cuando, meses atrás, conduciendo de Berlín en dirección a Dresden, quedó retenido en la autopista cerca de tres horas: los artificieros la habían cortado para desactivar otra bomba, ésta localizada al margen de la vía.

Pero no son solamente las zonas urbanas o cercanas a vías de comunicación las áreas sensibles, en este sentido. En extensas superficies de la antigua frontera interalemana, la que separaba la República Federal de la llamada Democrática, se encuentran aún, hoy día, carteles que informan de la prohibición de acceder a ellas, debido a la presencia de minas de los tiempos de la Guerra Fría. Esto sucede, por ejemplo, en zonas entre Thüringen, Hessen y Baviera, tres de los Bundesländer (regiones federales) del país. Según el Ministerio de Medio Ambiente de Thüringen, una franja de unos 25 kilómetros está afectada por minas abandonadas. Algunas han sido descubiertas por casualidad: en 2010, unos buscadores de setas toparon, inesperadamente, con una mina. El encuentro, por suerte, fue sólo visual y el ministerio pertinente acordonó la zona.

Una fundación de Thüringen ha encargado la producción de unos 170 carteles advirtiendo del peligro (y la prohibición) de acercarse a determinadas áreas. Según el portal informativo n24.de, la antigua RDA colocó más de un millón de minas a lo largo de la frontera interalemana, la mitad de ellas en Thüringen, la mayoría de las cuáles han sido localizadas y eliminadas. La mayoría.

Shoefiti o los zapatos volantes

Berlín, 22 de agosto de 2011
INFO@itineri.de

Es una de tantas… ¿tradiciones?, ¿modas? Aunque esta entra directamente en la categoría de “curiosa”, por méritos propios. Empezando por su nombre, shoefiti, que es hijo de un zapato (shoe, en inglés) y de un grafiti.

Nació en los Estados Unidos, aseguran algunos, probablemente en Nueva York. En la ciudad de los rascacielos empezaron a colgarse botas o zapatos delante de las casas donde se podía comprar droga, decían, con la intención de advertir a los potenciales compradores de que, si se enganchaban a ella, no podrían “salir”. Otros encontraban orígenes claramente menos siniestros en esta… ¿tradición?, ¿moda?, com quienes la explican como una consecuencia de la alegría desbordada por la finalización del curso escolar. O por la inminente celebración de una boda. Incluso hay una versión que vincula el origen del shoefiti al ámbito castrense: terminado el servicio militar, los ex soldados lanzan sus botas para no volvérselas a poner jamás (hablando de todo, el verano de 2011 ha visto la llegada del servicio militar voluntario a Alemania. Los reclutas con ganas de lanzar sus botas son ahora, seguro, muchos menos que hace unos meses).

Advertencia o muestra de alegría desbordada por un motivo u otro, debe haber tantas razones como lanzadores. Aunque no parece una… ¿tradición?, ¿moda? muy extendida en la ciudad, frente a la mismísima Gedächtniskirche berlinesa puede verse una muestra resultado de su práctica, como recoge la imagen (por cierto, actualmente lo que no puede verse es precisamente la vieja torre de la destruída iglesia, que por obras de mantenimiento está completamente cubierta hasta el verano de 2012).

Para más información sobre la práctica del shoefiti en Berlín, en caso de entender el alemán, se puede ver este vídeo emitido recientemente por la segunda cadena de la televisión pública, ZDF.

Imagen: Berlin Shoefiti (c) edkohler CC BY

Páginas:«123
Logotipo de Pago estándar
Call me! - Ferran Porta: Unknown
www.flickr.com
Elementos de itineri.de Ir a la galería de itineri.de