Buscando artículos etiquetados con " Alemania"

La Prusia del viejo Fritz

Berlín, febrero de 2015
INFO@itineri.de

Es uno de los miembros de la dinastía de los Hohenzollern más presente en el imaginario colectivo de los alemanes, tan destacada fue la huella que dejó no sólo en Berlín sino también en la vecina Potsdam. Federico II, “Federico el Grande”… el “viejo Fritz” (1712-1786), diferentes nombres para un rey a quien, sin miedo a exagerar, se puede considerar ‘punto de inflexión’ en el devenir de la historia de su país, sin el cual no se explican el Berlín y la Alemania actuales.

La sombra del padre

Federico Guillermo I (1688-1740), hombre de carácter estricto, moldearía con fuego la personalidad del joven Fritz. Impuso a su hijo una formación militar que el príncipe no siguió precisamente con deleite. Bien al contrario, era el conocimiento de la filosofía, la literatura y, en general, las artes y el pensamiento llegados desde la cultivada Francia, lo que de verdad interesaba lal joven. La actitud del padre hacia su hijo, a quien humillaba en público y en privado, psíquica y físicamente, le llevaría a tramar un plan para huir con su mejor amigo -y tal vez amante-,  Hans von Katte. Pero fueron descubiertos y el rey hizo decapitar a von Katte, mientras obligaba a su hijo a presenciar la ejecución. Por poco se libró el príncipe, que contaba 18 años, de sufrir la misma suerte que su amigo.

Federico II sería coronado rey tras morir su padre. A lo largo de los 46 años que permanecería en el trono, combinaría la destreza militar con las fuertes pulsiones en el ámbito de las artes y las ciencias: el Palacio de Sanssouci, en Potsdam, su favorito, sería frecuentado por prominentes como Voltaire, La Mettrie y Maupertuis. Pero lo que más destaca de Federico II, sin duda, es que fue un estandarte de la Ilustración; de alguna manera, el choque frontal entre padre e hijo fue el reflejo de la colisión entre el absolutismo encarnado por Federico Guillermo I, y la puerta abierta a los nuevos tiempos que representaba su hijo.

Seguro que os quedáis con ganas de saber más, ¿verdad? A la espera de lo que sobre Federico el Grande os expliquemos durante nuestros tours en Berlín y Potsdam, os dejamos con este fantástico reportaje (en inglés), donde descubriréis aún más aspectos apasionantes de la vida del viejo Fritz, así como de la conflictiva relación entre él y su padre. Clicad aquí para acceder al documental.

Seguidnos en www.facebook.com/itineri.de y también en Twitter (@itineri_de), ¡y compartid el artículo mediante los enlaces correspondientes!

Radiografía universitaria (1/2)

Berlín, 8 de abril de 2013
INFO@itineri.de

Desde itineri.de presentamos periódicamente aspectos diversos de Alemania, de interés especialmente para los lectores con la maleta a punto para venir de vacaciones. Pero también nos gusta tratar cuestiones prácticas para quienes tienen la mirada puesta en el largo plazo. A este segundo grupo pertenecen los estudiantes, a quienes se dirige en primer término este artículo doble: en esta primera entrega, ofrecemos una pincelada genérica sobre el panorama universitario alemán; en la segunda, un vistazo a algunas de las universidades de más nombre del país.


A la hora de decidirse por Alemania para estudiar, dos consideraciones se imponen: por un lado, la (¿aparente?) fortaleza de la economía alemana y la perspectiva de un futuro profesional prometedor, y del otro la dificultad del idioma. En este sentido, si bien es cierto que algunas universidades ofrecen estudios en inglés, hay que demostrar un mínimo dominio del alemán para acceder a la mayoría de estudios. Se puede obtener información precisa sobre los requisitos necesarios a través de la DAAD (https://www.daad.de/es/).

De los cerca de 15.000 estudiantes extranjeros en las universidades alemanas, en los primeros años del siglo XXI, se ha pasado a unos 40.000 en la actualidad. Una parte de este destacado aumento se explica por la fuerte crisis que afecta a países como España, que empuja a muchos jóvenes a trabajar o estudiar en lugares con una situación en principio menos complicada. Aún así, la mayoría de extranjeros matriculados en universidades alemanas provienen de países de Asia, China en primera posición, y de otros emergentes como Brasil. En el caso concreto de España, desde los inicios de la crisis en 2008, su número se ha incrementado en un 25%, hasta los 4.500 matriculados.

Además de la crisis, este aumento se explica también porque en casi ninguno de los 16 estados federados (länder) se pagan matrículas universitarias, estando limitados los costos en las universidades públicas a unos 200 euros por semestre. Ello explica, en parte, que muchos españoles ya no vayan a Alemania solamente para hacer un Erasmus o un postgrado, sino la carrera entera.

En la segunda parte de este capítulo ofreceremos información sobre algunas de las universidades más importantes del país.

itineri.de ofrece información como complemento a nuestros servicios como empresa de tours privados en toda Alemania. No nos conformamos, como hacen otras empresas, con explicar a nuestros clientes la fascinante història de ciudades como Berlín o regiones como Baviera: queremos que nuestros clientes conozcan a fondo Alemania, en su visita. Le invitamos a visitar el apartado Tours en español y no dude en contactarnos, a INFO@itineri.de, para completa información!

Puedes seguirnos en www.facebook.com/itineri.de y también en Twitter (@itineri_de), ¡y compartir el artículo mediante los enlaces correspondientes!

“A” de aeropuertos (de Alemania)

Berlín, 26 de febrero de 2013
INFO@itineri.de

Las low cost ya no son lo que eran, pero aún así, la aérea continúa siendo una vía de coste razonable, y sobre todo práctica, para llegar a Alemania desde España (desde América Latina es algo más que práctica, aunque no sea especialmente barata). Hay otras, claro, como la ferroviaria o el vehículo particular, pero casi siempre será más caro y, desde luego, demandará mucho más tiempo de viaje. Quedémonos pues con la opción aérea y conozcamos las principales puertas de entrada a Alemania, en avión!

La capital, Berlín, vive desde hace años una estrafalaria historia relacionada con sus aeropuertos. Tras cerrar Tempelhof en 2008, quedaron operativos Tegel y Schönefeld. Se decidió que Tegel también se acabaría por cerrar, al mismo tiempo que Schönefeld ampliaría sus instalaciones, convirtiéndose en el único aeropuerto de la ciudad. A fecha de hoy, cuatro veces ha sido aplazada la inauguración del nuevo Schönefeld* (que llevará el nombre de “Berlin Brandenburg Internacional”) y el consiguiente cierre de Tegel. Madrid y Barcelona disponen de conexión directa con Berlín, con la compañía AirBerlin (a Tegel), y en el caso de Barcelona, al mismo aeropuerto también con Vueling (clicando aquí puede leer la nota de prensa sobre la inauguración de la línea entre Berlín y Madrid, que se acaba de inaugurar). Otras ciudades españolas tienen también vuelos a Berlín, pero siempre con escala. En el caso de América Latina, la mayoría de vuelos con destino Alemania llegan al país a través del aeropuerto de Frankfurt, el de mayor tráfico aéreo.

El aeropuerto de Tegel está situado dentro de Berlín (zona AB de las tarjetas de transporte público), mientras que Schönefeld queda fuera de los límites de la ciudad, en el vecino land de Brandenburgo (zona C). Desde Tegel toma 20 minutos de autobús llegar a Zoologischer Garten (líneas X9 y 109), y 30 hasta Alexanderplatz (línea TXL). A esta plaza se llega, desde Schönefeld, en solamente 20 minutos a bordo de un tren regional (RE7 o RB14), más de media hora en cambio si se toma una S-Bahn, teniendo en cuenta, además, que con este medio hay que cambiar de tren en Ostkreuz o en Warschauer Straße.

Ambos aeropuertos, sumados, recibieron 25 millones de pasajeros en 2012 (Madrid-Barajas 45 millones, Ezeiza en Buenos Aires 9 millones, y 29 millones el aeropuerto de la Ciudad de México).

La segunda ciudad alemana en número de habitantes es Hamburgo. Situada a sólo 1.30h de distancia de Berlín en tren, su aeropuerto está conectado con la estación central de la ciudad mediante la línea S1 de la S-Bahn, la red de cercanías. El trayecto toma unos 25 minutos. También el autobús es una opción a considerar (líneas 26, 39, 274 y 292). Otros aeropuertos eventualmente interesantes para llegar a Hamburgo son los de Lübeck, que dispone de conexión con el centro de Hamburgo en autobús (línea A20), y el de Bremen, que dispone igualmente de conexión con Hamburgo a través de la empresa bus2fly (el trayecto dura 90 minutos).

El aeropuerto de Múnich está conectado con la Hauptbahnhof (estación central) de la ciudad, con las líneas S1 y S8 de la red de S-Bahn. Con ambas líneas, el recorrido toma entre 40 y 45 minutos, y desde la misma estación central es muy sencillo desplazarse por el resto de la ciudad, con otras líneas de S-Bahn o bien con la U1, U2, U4 y U5 del metro. A la capital bávara se puede llegar también desde el aeropuerto de Memmingen: aun estando a 110 kilómetros de Múnich, Ryanair ofrece conexión por autobús entre el aeropuerto y el centro de Múnich. A Memmingen llegan vuelos desde Alicante y Málaga, entre otras ciudades españolas.

Finalmente, el aeropuerto de Colonia (oficialmente, “Köln/Bonn”) es accessible al y desde el centro de la ciudad con la línea S13 de la S-Bahn. El trayecto dura solamente unos quince minutos. Para ir al aeropuerto desde la Hauptbahnhof (estación principal), situada muy cerca de la famosa Catedral, hay que tomar el S13 hacia Troisdorf.

Decidido, pues: ¡a Alemania, en avión! Antes de aterrizar, lo que corresponde es contratar los servicios de itineri.de, que es mucho más que contratar un simple tour. No dude en pedirnos información (INFO@itineri.de) y sabrá por qué le conviene descubrir Berlín, Múnich, Hamburgo y Colonia, entre otras ciudades, con nosotros: porque nuestros tours son buenos y porque nadie quiere que el desconocimiento del alemán le complique las vacaciones!

*Al futuro nuevo aeropuerto de Berlín le hemos dedicado dos artículos: Berlin Brandenburg International y BER, un aeropuerto que no despega.

Puedes seguirnos en www.facebook.com/itineri.de y también en Twitter (@itineri_de), ¡y compartir el artículo mediante los enlaces correspondientes!

Las caras del terror

Berlín, 4 de febrero de 2013
INFO@itineri.de

Herta, Hildegard, Irene… las mujeres que aparecen en esta imagen podrían haber sido innovadoras científicas, prolíficas escritoras o virtuosas pianistas, felices amas de casa o amistosas tenderas, pero para el guión de la película de su vida escogieron un papel terriblemente cruel: vigilantes en el campo de concentración de Bergen-Belsen. No fueron las únicas, desde luego: cerca de 4.000 mujeres ejercieron funciones de Aufseherinnen en campos como Auschwitz, Ravensbrück o el mencionado Bergen-Belsen.

La imagen está fechada en abril de 1945, poco después de que el ejército británico ocupara este campo donde más de 50.000 personas habían muerto en pocos años. Herta, Hildegard, Irene y tantas otras Aufseherinnen se encargaron de convertir los últimos meses de vida de miles de personas en una horrorosa pesadilla, matándolas de hambre, de frío o torturadas. Tal vez Herta, Hildegard o Irene fueron las responsables directas de la muerte de Anna Frank a los 15 años, o de su hermana Margot a los 19, muertas las dos en Bergen-Belsen sólo dos meses antes de que los nazis perdieran la guerra. Sólo dos meses.

En el mismo lugar donde entre 1933 y 1945 estuvo la sede de la Policía Secreta del Estado (Gestapo), lugar conocido entre los berlineses como la “casa de los horrores”, se puede visitar “Topografía del terror”. Su exposición permanente se centra en las SS (los “Escuadrones de protección”), la policía y las instituciones de que se sirvió el Tercer Reich para atemorizar a la población y mantener a los opositores políticos a raya, que a menudo significaba matarlos. Allí mismo se pueden ver los restos de las celdas donde se interrogaba a los detenidos, muchos de ellos en tránsito hacia los campos de concentración o los de exterminio.

Hasta el 9 de noviembre se puede visitar también la muestra temporal “Berlín 1933, el camino hacia la dictadura”: diversas fotografías relatan las consecuencias que para el país, y para todo el mundo, tuvo el ascenso al poder de Hitler, del cual se cumplieron 80 años el pasado 30 de enero. Tanto esta muestra como la permanente ofrecen todas las informaciones también en inglés. El centro está abierto de lunes a domingo, de 10 a 20h, y el acceso es gratuito.

La construcción de la Alemania del post-nazismo, en Bonn

La que fue capital de la República Federal de Alemania hasta la reunificación, una ciudad de pequeñas dimensiones que todavía mantiene la sede de algunos ministerios, aloja un destacado museo que merece también una visita: la Casa de la Historia de la RFA. Situado a unos 30 minutos de Colonia en tren, ofrece en su exposición permanente un paseo por la Alemania de la postguerra y hasta la actualidad, a través de documentos diversos, fotografías y películas (ver vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=lUfEXY09zk0). El museo cierra los lunes y la entrada es gratuita.

Algunas imágenes de la exposición en Topografía: http://www.flickr.com/photos/11873897@N08/8434192721/in/set-72157631956044156
Web “Topografía del terror”:
http://www.topographie.de/en/
Web “Casa de la Historia de Alemania”: http://www.hdg.de/bonn/

Puedes seguirnos en www.facebook.com/itineri.de y también en Twitter (@itineri_de), ¡y compartir el artículo mediante los enlaces correspondientes!

Arquitectura total

Berlín, 17 de diciembre de 2012
INFO@itineri.de

A muchos, el nombre les dice algo aunque poco podrían explicar, de la Bauhaus (1919-1933), una institución de renombre mundial con raíces alemanas, que tuvo presencia en tres ciudades: Weimar, Dessau y Berlín. En todas ellas quedan, en la actualidad, rastros visibles y visitables de la que fue escuela de modernidad, de apertura a conceptos novedosos, clarament rompedores en una época en la que la creciente semilla del nazismo oscurecía, con rapidez, la perspectiva de un nuevo mundo, tras el desastre de la Primera Guerra Mundial.

Walter Gropius fue el fundador de la Staatliche Bauhaus, que iniciaría su actividad en Weimar en 1919. A pesar de su corta existencia, Bauhaus terminaría por convertirse en un referente de la modernidad en el ámbito no sólo de la arquitectura; no en vano, bajo su paraguas trabajaban artistas y artesanos, codo con codo, en favor de un nuevo concepto que debía englobar arquitectura, pintura, también cerámica y otras artes. En esta obra integral radicaba la esencia de la Bauhaus, resumida en su manifiesto fundacional: “¡El objetivo último de toda actividad plástica es la arquitectura!”.

La Bauhaus, cuyos profesores y alumnos eran considerados abiertamente de izquierdas e “internacionalistas”, se vio obligada a abandonar la ciudad, en el año 1925, a raíz de la toma del gobierno regional por los extremistas que acabarían abocando al mundo a la Segunda Guerra Mundial. Se trasladaría a Dessau, donde la mayoría socialdemócrata gobernante daba apoyo a sus actividades. El posterior ascenso al poder del partido nazi en esta ciudad empujaría a la escuela a un tercer traslado, a Berlín, donde terminaría cerrando puertas para siempre apenas un año después.

Además de Gropius, muchos otros nombres ilustres estuvieron vinculados a la Bauhaus, como Mies van der Rohe y Paul Klee. Tras ser Hitler nombrado canciller, en el año 1933, muchos de quienes habían formado parte de la escuela emigraron, llevando consigo el espiritu de la Bauhaus; prueba de ello son escuelas como la New Bauhaus de Chicago (1937) y la Neues Bauhaus de Ulm, RFA (1951).

+++

Más información, en la web del Archivo Bauhaus Berlín: http://www.bauhaus.de
“La Bauhaus de Dessau” (vídeo en francés con subt. en castellano):
http://www.youtube.com/watch?v=tKzO7OH-TrE

Foto (c) Paasch & Kaiser

Puedes seguirnos en www.facebook.com/itineri.de y también en Twitter (@itineri_de). Si el artículo te ha gustado… ¡puedes compartirlo con los enlaces de debajo!

Páginas:123»
Logotipo de Pago estándar
Call me! - Ferran Porta: Unknown
www.flickr.com
Elementos de itineri.de Ir a la galería de itineri.de