Dresden

Erich Kästner, el chico de la Königsbrücker Straße, es sin duda un nombre ilustre de Dresden, la Florencia del Elba. Desde la calle donde el escritor y periodista vivió su infancia, se adentrará en la espectacular ciudad barroca, una urbe arquitectónicamente cautivadora y con una historia reciente sobrecogedora. La capital sajona merece, sin ningún género de duda, que aproveche su relativa proximidad a Berlín (195 kilómetros) para regalar a sus ojos esta auténtica joya.

Razones para admirarla hay sobradas: la Frauenkirche, que en octubre de 2005 recuperó su condición de reina de la ciudad, el Zwinger, la Semperoper, la catedral católica, … todo ello en la Altstadt, la ciudad antigua a la que se accede desde la Neustadt, atravesando el histórico puente de Augusto. Y más aún, porque no sólo de preciosa arquitectura barroca vive Dresden: la ciudad aloja indiscutibles obras maestras de la pintura, en las “Gemäldegalerie” Alte Meister y Neue Meister, auténticos tesoros en la Grünes Gewölbe, y tantos y tantos otros museos que verdaderamente vale la pena visitar. Y si tiene ocasión, no se pierda la ciudad en diciembre: el Striezelmarkt la ilumina desde el primer fin de semana de Adviento hasta el 24 de diciembre. Imperdible!

La fascinación que Kästner sentía por la belleza de Dresden es conocida en su biografía. Si le apetece descubrir el por qué, empiece con un paseo virtual por nuestra galería de imágenes: http://www.flickr.com/itineri/Dresden y contáctenos luego, a través de este formulario o enviándonos un correo electrónico a INFO@itineri.de. ¡Le informaremos con mucho gusto!

Logotipo de Pago estándar
Call me! - Ferran Porta: Unknown
www.flickr.com
Elementos de itineri.de Ir a la galería de itineri.de