feb 13, 2012
itineri.de

13 de febrero, 9.45 de la noche

Berlín, 13 de febrero de 2012
INFO@itineri.de

Noche del 13 al 14 de febrero de 1945. Cuando la 2a. Guerra Mundial encara la recta final, la aviación aliada cose Dresden con bombas, con el resultado de 25.000 muertos y buena parte de la ciudad arrasada.

Mucho se ha escrito sobre los motivos que llevaron a las aviaciones norteamericana y británica a llevar a término aquel ataque, en aquella ciudad, en aquel momento. Algunos sostienen que los aliados quisieron “castigar” a Alemania por los años de sufrimiento causados en Europa y el mundo, mientras que para otros se trató de una demostración de fuerza, con la intención de minar la decreciente moral que reinaba entre los comandos nazis. Lo cierto es que ni la guerra estaba aún sentenciada, ni la elección de Dresden fue fortuita. El ejército rojo avanzaba hacia Berlín, donde acabaría entrando el 16 de abril. Los soviéticos necesitaban asegurarse de que Hitler quedara tocado al sur de la capital, y así fue: con el bombardeo quedó destruida el 70% de la industria de la ciudad, en parte dedicada a la guerra, además de numerosos equipamientos históricos y culturales, como la iglesia de la Frauenkirche, el Zwinger y la Semperoper.

Como cada 13 de febrero, también este año miles de personas han salido a las calles de Dresden, para recordar la efemérides y para hacer frente a los neonazis que, año tras año, aprovechan este aniversario para hacerse ver. Una mayoría aplastante de los habitantes de Dresden les recuerda, también año tras año, que fue la Alemania nazi la que empezó la guerra.

Dresden, hoy

La capital sajona merece, sin ninguna duda, una visita. Su Altstadt (ciudad vieja) ofrece edificios espectaculares y rincones imprescindibles: la Frauenkirche, como el ave fénix renacida de sus restos (imagen superior), es sólo uno de los muchos edificios que hay que ver por lo menos una vez. Pero hay otros, como el Zwinger y la Semperoper; también la Brühlsche Terrasse, que pasea a lo largo del Elba … Precisamente, este río que serpentea por Dresden da el nom de plume a la ciudad, conocida como la Florencia del Elba, y separa el barrio antiguo del nuevo. La Neustadt (ciudad nueva), con restaurantes, tiendas y espacios como el Kunsthofpassage, un pasillo de patios interiores con curiosas fachadas, también merece un paseo.

Oficina de Turismo de Dresden: http://www.dresden.de/dtg/en/index.php

Leave a comment

Logotipo de Pago estándar
Call me! - Ferran Porta: Unknown
www.flickr.com
Elementos de itineri.de Ir a la galería de itineri.de